Una idea es buena solo si es negocio: García Cacho

Cancún recibe a la reunión empresarial más importante para América Latina

Texto y foto: Fabrizio León
La Jornada Maya

Cancún, Quintana Roo
Martes 15 de octubre, 2019

Compuesta por gente del gobierno, intelectuales, asesores, empresarios y también editores de revistas y periódicos bajo el común denominador de que una idea es buena solo si es negocio, se lleva a cabo la edición décimo séptima México Cumbre de Negocios del 20 al 22 de octubre en Cancún, Quintana Roo, la más importante en América Latina a nivel empresarial, bajo un contexto en que será discutido el primer año de gobierno del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

Alfonso García Cacho, director ejecutivo del evento, asegura en entrevista para La Jornada Maya, que después de 16 cumbres de negocios la principal característica en esta histórica edición a celebrar en el principal destino turístico de México será el cambio de titular del Ejecutivo, quien por su manera de gobernar ha dado un giro a la forma en la que los presidentes abordan los temas económicos.

La cumbre busca, explica, cómo poder dar ideas sobre un mejor funcionamiento del país y de las relaciones con sus socios comerciales. Vienen representantes de 15 países aproximadamente, entre embajadores y hombres de negocios.


¿Esta cumbre se convirtió en la más importante de América Latina?
¿Empresarial? Sí. Porque probablemente en Estados Unidos habrá muchas otras conferencias de hombres de negocios, pero están dirigidas a industrias en específico, como la farmacéutica o de banqueros.


¿Es lo mismo una cumbre para hablar sobre negocios que una para hacerlos?
Pongámoslo así: es una cumbre hecha para hombres de negocios. Dentro de lo que hablan están los temas de mejoras, networking; y sí, de las cumbres salen negocios, pues durante tres días los asistentes tendrán oportunidad de ver a gente que de otro modo se tardarían un año en encontrar. También hay un sistema dentro de la cumbre en el que se puede pedir una cita mediante una aplicación.

La gente sí está interesada en comentar sus éxitos; y a la vez parte de los comentarios son las fallas. Si no has fallado todavía te falta mucho para ser un buen hombre de negocios.


¿El encuentro físico sigue siendo fundamental para agarrar confianza, no obstante la comunicación digital tan fuerte?
Sí, y otro punto muy importante es que la cumbre es interactiva, es decir, es a base de paneles. De una sesión de hora y media, la exposición de los ponentes tiene una duración máxima de 30 minutos; luego son preguntas y respuestas de los participantes. Por eso decimos que son participantes, no son públicas como la mayoría de las conferencias.

Si me preguntas por qué es interesante para el hombre de negocios, es porque recibe comentarios de expertos sobre temas que pudieran aportar a su empresa. Desde el punto de vista empresarial esta reunión tiene la particularidad de que es probablemente la más importante en Latinoamérica; -que no sea oficial-, pues hay otras que noson necesariamente más importantes, pero sí más grandes.

Análisis del nuevo gobierno federal


Es poco tiempo lo que lleva en el mandato, ¿cómo ven este gobierno los empresarios?
No me atrevería a decir cómo lo ven, porque la cumbre precisamente se trata de que comenten sobre los cambios. Por ejemplo, uno de los temas se titula “a un año de la presidencia de Andrés Manuel López Obrador (AMLO)”.

Poco a poco vamos “metiendo” a los oradores confirmados, entonces actualmente hay pocos, entre ellos el gobernador (Carlos Joaquín); (el empresario) Carlos Slim; y Paul Ryan (ex miembro de la Cámara de Representantes de Estados Unidos).


Hay grandes desarrollos que el nuevo gobierno plantea para el sureste -que no son pocos, ni de poco impacto- en los cuales es fundamental la participación de la iniciativa privada. ¿No hay manera de que “pasen” los grandes proyectos de la federación sin que haya un grupo de empresarios que los realice?
La presencia y el capital del empresariado son puntos básicos para el éxito de cualquier proyecto. En el sureste se acaba de firmar el pacto de Oaxaca, que es un pacto económico y de desarrollo para la zona; uno de los integrantes de ese pacto es el sector empresarial. Son necesarios (los empresarios) porque son quienes dan el impulso; y por más que quisieran (el gobierno), no hay dinero que alcance, solo haciendo un esfuerzo coordinado entre el sector empresarial, oficial y social.


En ese sentido, ¿cuál es la labor del gobierno en esta nueva transformación?
El gobierno tiene que estar con los desarrolladores empresariales; nuevos campos de acción, por ejemplo en Quintana Roo. Todo el sureste tiene una vocación que no se ha desarrollado completamente por la agroindustria, ese valor agregado.

Es la primera vez que se hace la cumbre en un puerto, siempre habíamos estado en tierra porque considerábamos que la playa es muy distractiva. Al tratarse de hombres de negocios, la idea es que durante esos tres días coman, cenen y se vean todo el tiempo, que estén concentrados. En la zona de patrocinadores hay cafés en donde pueden reunirse.


En el caso concreto del Tren Maya, una obra monumental de infraestructura que transformará el sureste, ¿habrá alguna cuestión específica sobre el tema?
Me han pedido que fuera solo sobre turismo, yo no estoy de acuerdo. Acabas de decir infraestructura. Sí se va a tratar definitivamente, va a formar parte del programa de la cumbre. Desde el enfoque turístico e infraestructural, pues contribuirá a lo que se pretende con el pacto Oaxaca, al desarrollo de esta zona desde el punto de vista de zona franca de comercio, comunicación y al exterior de lo que es la cultura maya, que debería ser más conocida.


La ecuación: infraestructura para el desarrollo, en una zona con una cultura muy importante y ecológicamente frágil, donde el turismo vive de la promoción, entonces, ¿cómo van a hacer esa ecuación los empresarios con un concepto filosófico de Cuarta Transformación?
De entrada, la comunicación entre esas zonas es vital. Aunque esencialmente se concibió como un instrumento promocional turístico, yo creo que es un instrumento de integración que influye sobre todos los demás. Una cosa es que Oaxaca esté un poco más lejos, pero eso no significa que Yucatán, Campeche y Quintana Roo no influyan.

De otra manera, también es una forma de dar a conocer la importancia de la cultura maya. Generar ganas de saborearla, creo yo que para que sea atractivo para el empresariado, debe haber algo diferente; desarrollo comunitario, urbano y comercial.


Es decir, el desarrollo social ¿es también un negocio?
Sí, tiene que serlo.


Si una idea no llega a ser negocio, ¿no es una buena idea?
Para el empresario no. Hacer el tren es hacer llevar la cultura maya a todo el mundo, de eso no cabe la menor duda. Es la esencia de este tipo de programa para que no solo sea una carga al erario federal. Como ejemplo, el tren del Cañón del Colorado nació para unir Topolobampo con el centro, pero lo que lo ha mantenido vigente son los hoteles que están ahí y las zonas arqueológicas que han dado trabajo a todos los yaquis y tarahumaras.


¿Cuánto tiempo tardó para que fuera negocio?
Unos diez años.


Un negocio no necesariamente debe ser rápido, pero en el caso del Tren Maya, ¿20 o 30 años es demasiado?
Hoy en día considero que 20 años es el mínimo a pensar para un negocio. Dijeron: “se va a hacer el Tren Maya, pero no se va a inaugurar hasta que esté terminado”.


¿Cómo van a vender si no ven algo de resultado?
Si hay avances en dos años, pues que comiencen. En la primera parte del proyecto ya están las vías, deben consolidarlas, encontrar alguna compañía nacional o extranjera que le entre al negocio; pues es cultura, carga y desarrollo económico.


¿Es correcto que solo el Fondo Nacional del Fomento al Turismo (Fonatur) sea el único que participe en el mapeo?
Siempre es bueno que haya un responsable del proyecto; y más en este caso, ya que el presidente “adoptó” ese programa como algo prioritario, a través de una agencia de gobierno se pueden facilitar los trámites. Que lleve el control, sí, pero que sea el único, no, porque también necesitará expertos en otras áreas.

Ese tren puede ser como muchos cruceros: hay de congresos, arqueológicos, gastronómicos. Entonces, durante el trayecto debe mostrarse lo que es la cultura maya, ya que es el origen de la idea, el darle difusión.


Como director de un evento de esta magnitud, llevas mucho tiempo cerca del licenciado Alemán (ex presidente mexicano Miguel Alemán Valdés), conoces la política nacional y a las personalidades que han hecho lo que han hecho de este país. ¿Puedes calificar lo que sucede con México y su nuevo gobierno?
Esa opinión será posterior al evento. Ahorita mi posición es de “vengan todos”, para bien o para mal. Hay cosas con las que a lo mejor no estoy de acuerdo, es por mi crecimiento profesional. Fui director nacional del Consejo de Turismo con el licenciado Alemán Valdés, quien fue el primer promotor del turismo que existió en México.

Había la Dirección General de Turismo en el régimen del licenciado Alemán; pero fue hasta López Mateos (ex presidente mexicano Adolfo López Mateos) que se creó el Consejo Nacional de Turismo. La razón de eso fue la pretensión de Cárdenas de ir con Fidel Castro, a pesar que le recomendaron que no fuera. En aquel entonces, subiéndose al avión un capitán le entregó un oficio pidiendo que se reincorpore. Encontraron una manera muy elegante de decirle que no iba con Castro. Como militar, él debe acatar una orden de la Secretaría de la Defensa, aún estando en retiro.

De ahí nace que le den un puesto a seis ex presidentes, entre ellos el licenciado Alemán, cuando lo hacen presidente del Consejo Nacional de Turismo.

A mí me parece un grave error haber quitado la promoción turística. Sin entrar en detalles, fue como “¿quieres que ese avión vuele? pues tienes que ponerle combustible”, la promoción es el combustible del turismo.

En la cumbre hay una sesión sobre la nueva ley laboral, el panel lo conforma un líder sindical muy interesante; esperamos a la secretaria del trabajo (Luisa María Alcalde), un abogado y un analista. Por ejemplo, si llega el presidente de Kansas City, no hablará de los pormenores de su negocio; sino de los problemas dentro de la infraestructura que deberían ser atacados para hacer el tren más efectivo. Esperemos que esté algún secretario o alguien del gobierno escuchando esas recomendaciones.

Reuniones entre cafés y tecnologías

Una de las formas para el crecimiento es la innovación, pues implica lo técnico; los avances. El modelo de esta cumbre nace de la voz, por eso cuando hablo de tecnología e innovación, me refiero a lo que se relaciona con los progresos digitales, cómo ayudan al ámbito empresarial y favorecen una mejor productividad, explica García Cacho.

Se dice que en las comidas se cierra el 90 por ciento de los negocios, ¿es cierto?
(Risas) Por lo menos se comienzan a discutir. Sí es muy importante, porque al ser mesas redondas, no hay VIPs; claro hay mesas de ciertos patrocinadores y del gobierno, no por otra cosa que por comodidad.


¿De cuánta gente estamos hablando?
Por la situación, de entre 400 y 600 personas.


La globalización, las nuevas tecnologías, lo que ha pasado en los últimos 30 años, ¿ha cambiado el concepto sobre el poder del dinero?
Sí ha cambiado, y uno de los elementos vitales en este cambio es la llamada responsabilidad social empresarial. Nosotros en la cumbre trajimos a un gran catedrático cuya plática era sobre ese tema. El sostén de eso es que, empresa que es responsable socialmente es mucho más exitosa económicamente que una que no lo es; pero pasaron 15 años para que esto sea parte del común denominador. La responsabilidad social es compartida y respecto al dinero, sí ha cambiado, pero hay otras cosas además de hacer dinero.


¿Ya no es el dinero ahorrado o invertido?
Teniendo talento hay posibilidades de salir adelante, hace 20 años solo quedaba trabajar para una empresa; y si podías conseguir a otro que te diera dinero ponías una empresa parecida, pero tu aporte ya había desaparecido.


El periodismo y el negocio de la comunicación


En términos de periodismo, te ha tocado la etapa más dura, frívola y corrupta de periodistas en el trayecto de tu vida empresarial. ¿Dónde está el negocio de la comunicación ahora?
Ha cambiado lo que es el profesionalismo en el periodismo, totalmente. Ha pasado por etapas del famoso “vendido”, ¿ha bajado eso? Siento que sí, aunque no me consta. Nosotros necesitamos a la prensa, incluso los he invitado a que sean moderadores, por su talento en determinado tema. He traído a grandes editorialistas dedicados a la energía y los pongo de moderadores. He tenido a gente de El Financiero, de La Jornada.

Yo siento que el periodismo ha cambiado, se ha vuelto más profesional y preparado; y quiero pensar que menos corrupto. Poco a poco ha ido variando porque el costo del periódico es altísimo y quieras o no tienes un gran rival que son las redes sociales; y si dicen “ese Juanito es maricón”, ni quien te diga nada.

Además las escuelas de periodismo han dado un concepto de orgullo de la profesión, que es muy importante. Sí ha cambiado.


¿Dónde se da ahora el negocio del periódico?
No sé, antes era el anuncio.


¿Cómo vende uno la credibilidad?
Siento que se está mejorando la credibilidad de los periódicos porque se ha profesionalizado más, desde los editores, redacciones y sus dueños.