Intensas protestas en Cataluña dejan 51 detenidos y 125 heridos

Más de 250 barricadas de fuego tuvieron que ser apagadas en Barcelona

Armando G. Tejeda
Foto: Ap
La Jornada Maya

Barcelona, España
Miércoles 16 de octubre, 2019

La noche de fuego y furia en Cataluña dejó un saldo provisional de 51 personas detenidos, 125 heridos -de los cuales 84 eran agentes policiales- y más de 250 barricadas de fuego que tuvieron que ser apagadas a lo largo de la noche en las ciudades de Barcelona, Girona, Lleida y Tarragona.

Lejos que apaciguarse, los ánimos se intensifican, de hecho a partir de hoy se iniciaron sendas marchas por la libertad desde diversos puntos de la región -una de ellas encabezada por el presidente catalán, Quim Torra-, al tiempo que inició una huelga de tres días de los estudiantes de universidad y preparatoria en la que se prevé además una multitudinaria manifestación esta misma tarde.

Las principales ciudades catalanas se convirtieron en la noche y en la madrugada de ayer en el campo de batalla entre los autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR), la mayoría formado por jóvenes que no superan los 20 años, con los agentes antidisturbios de la policía autonómica catalana, los Mossos, y la Policía Nacional.

Los objetivos del movimiento independentista de ayer eran atacar las sedes del gobierno español en Cataluña, sobre todo la delegación del Gobierno en Barcelona, que fue rodeada por unas 40 mil personas y se tuvo que crear un perímetro de seguridad de cuatro bloques.

El gobierno español, presidido por el socialista Pedro Sánchez, expresó su preocupación ante la “violencia generalizada” que se está desatando en Cataluña, para lo que anunció una reunión con los principales partidos políticos par analizar la situación y estudiar una vía de solución, incluida una eventual intervención de las instituciones catalanas si persiste.

El balance de los duros enfrentamientos de ayer fue de 51 detenidos por altercados con los agentes antidisturbios, la mayoría por agresión a la autoridad, de los cuales 29 fueron aprehendidos en los enfrentamientos en la capital catalana.

Además se informó que hubo un total de 84 agentes heridos (57 mossos y 27 policías nacionales) entre Barcelona, Tarragona y Lleida, según la delegación del Gobierno en Cataluña. Los sistemas de emergencias médicas atendieron a 125 personas entre manifestantes (65) y fuerzas policiales (60), aunque ninguno de gravedad.

El Ayuntamiento de Barcelona informó además que en los incidentes de anoche ardieron 250 contenedores. Los daños se estiman de momento en 320 mil euros (unos siete millones de pesos), a la espera de valorar también los gastos adicionales por limpieza y reparación de asfaltado.

Además se informó que un turista de origen francés que sufrió un paro cardíaco el pasado lunes, cuando intentaba llegar al aeropuerto en el momento más álgido de las protestas ciudadanas, murió en un hospital barcelonés. El hombre, de 65 años de edad y con problemas de corazón, tuvo que caminar cuatro kilómetros con sus maletas para llegar para llegar a tiempo a abordar su vuelo. La ambulancia que debía trasladarlo a un hospital quedó atrapada en la multitud y tuvo que ser evacuado en helicóptero al centro médico, donde finalmente murió.

Los CDR advierten que es un “camino de no reotrno”

Entre tanto, los CDR emitieron un comunicado en el que justificaron sus actuaciones de ayer y advirtieron que es un “camino de no retorno” ante las reiteradas agresiones de la justicia y el Estado español al movimiento independentista, por lo que hicieron un llamamiento a la desobediencia “civil e institucional”, en un claro mensaje al gobierno catalán de Torra y a los propios partidos políticos que celebrarán este mismo jueves un debate monográfico en el Parlamento catalán con el asunto de la sentencia, pero en el que cerró la puerta a votar ninguna resolución, tal y como pedían algunos sectores del independentismo, que claman por dar un paso adelante en la desobediencia.

En su comunicado, los CDR advierten que la “revuelta popular es un camino de no retorno” y advierten: “No caigamos en la trampa de aquellos que nos quieren desmovilizar con el falso argumento de la violencia. La única violencia que hemos sufrido las últimas horas ha sido la de los Mossos d'Esquadra y la Policía Nacional, unidos para aplicar ferozmente la violencia institucional”.

Además exigen la dimisión del consejero de Interior, Miguel Buch, por las cargas policiales de los últimos días y además exigen al resto de actores políticos del independentismo que “den un paso adelante de manera urgente para romper con el Estado español”.

El propio consejero Buch, que tenía prevista una comparecencia ante los medios de comunicación para explicar la actuación de ayer de la policía, finalmente decidió cancelarla a última hora y sin explicar el motivo. Lo único que trascendió es que mantuvo una reunión con el presidente Torra, antes de que éste se dirigiera a encabezar una de las tres marchas por la paz que iniciaron su andadura hoy con el objetivo de llegar a Barcelona el próximo viernes, en lo que se prevé será la manifestación más numerosa de estas jornadas de protestas, que además coincidirá con la huelga general.

Estas marchas “por la libertad” fueron inspiradas en el movimiento en iniciativas históricas similares como la marcha sobre Washington por el trabajo y la libertad de Martin Luther King o la Marcha de la Sal de Gandhi. El objetivo es “empoderar” a la ciudadanía y “tejer una respuesta de país masiva y no violenta que vuelva a llenar las calles en favor de la autodeterminación, de la libertad de presas y presos políticos y las exiliadas y exiliados y en contra de la represión”.