Escándalos y acusaciones marcan cierres de campañas electorales en Argentina

Siguen las denuncias contra Smartmatic, la empresa venezolana que contará los votos

Stella Calloni
Foto: Afp
La Jornada Maya

Buenos Aires, Argentina
Jueves 24 de octubre, 2019

Entre cierres de campaña de cara a las elecciones generales del próximo domingo, los escándalos sobre las más recientes decisiones del gobierno, como el vaciamiento de las reservas del Banco Central, intentando mantener el dólar que este miércoles subió más de 63 pesos, y además cambios insólitos en el proceso electoral de escrutinios y nuevas planillas, marcan signos muy negativos, ya que todos estos temas han sido denunciados por la oposición, sin obtener respuestas.

Los sucesos de Chile, tomando en cuenta que los presidentes Sebastián Piñera y Mauricio Macri se jactaban de su hermandad para la apertura del mercado y otros planes neoliberales a ultranza que han llevado a ambos países a una insostenible situación económica y social, también es un factor de peso en estas horas.

El gobierno de Macri dispuso de recursos del Banco de la Nación y del Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la Administración Nacional de la Seguridad Social que suman 32 mil millones de pesos (176 millones de dólares) para pagar vencimientos de deuda con acreedores privados.

La colocación de deuda al Banco es por un plazo de 180 días, por lo que tendrá que ser repagada por el gobierno que resulte de los comicios del domingo o eventualmente en una segunda vuelta en noviembre, de acuerdo con un análisis del portal Política Argentina.

El diputado Waldo de Pedro, cercano al candidato a presidente del Frente de Todos, Alberto Fernández, advirtió que el gobierno de Macri está vaciando las cajas.

Por otra parte, los abogados del Frente de Todos presentaron una solicitud ante el Tribunal Federal Electoral vinculados al funcionamiento del sistema que provee la empresa venezolana Smartmatic, encargada del escrutinio, y que ha tenido problemas en todos los países en que ha intervenido en elecciones, como se denunció aquí durante las pasadas primarias del 11 de agosto.

El gobierno sigue sin entregar el código fuente del software que se utilizará ni las auditorías sobre el mismo a pesar de que el sistema tuvo fallas en los simulacros y durante las primarias y que Smartmatic fue la peor puntuada en la licitación pero aún así la ganó aquí.

También se exige poner en cero el sistema cuando comiencen a contarse los votos, ya que eso no se garantizó durante las primarias.

“Todo lo solicitado se funda en la facultad de fiscalización de las fuerzas políticas, para asegurar la transparencia del escrutinio provisorio y evitar la posibilidad de hackeo y/ o manipulación de la información que debe brindarse a toda la ciudadanía la noche misma de la elección”, dice el escrito presentado por los apoderados, encabezados por el abogado Jorge Landau, al que tuvo acceso el portal El Destape.