Contaminación en delfines por mercurio amenaza subsistencia en la Amazonia

El metal se mantiene hasta 100 años en la cadena alimenticia, alerta experto

Afp
La Jornada Maya

Sao Paulo, Brasil
Viernes 25 de octubre, 2019

Los delfines de la Amazonia están contaminados por mercurio, posible consecuencia del uso de este metal en actividades de minería en la región, reveló un informe realizado por varias organizaciones, entre ellas el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés).

Para el estudio, los investigadores recolectaron muestras de 46 delfines de río entre 2017 y 2019. Es una buena muestra; todos presentaron algún nivel de contaminación por mercurio y al menos la mitad un grado alto, destacó Marcelo Oliveira, especialista en conservación de la WWF-Brasil.

La minería ilegal y el mercurio amenazan la vida en la Amazonia y en la Orinoquía. Ciento por ciento de los delfines de río marcados estaban contaminados con mercurio, especialmente en la cuenca del Orinoco, donde existe gran arco de mineración fuera de la normatividad cerca de la frontera entre Colombia y Venezuela, precisó el informe.

El mercurio es un metal utilizado en la minería para separar el oro de otros elementos y es altamente contaminante.

Sin embargo, Oliveira aclaró que su uso en la minería no es el único problema. El mercurio existe de forma natural en la Amazonia, pero sale de ella debido a incendios, deforestación y degradación de los ríos. Así, es llevado al agua y entra en la cadena a través de los peces, consumidos por los delfines y las personas, explica.

La alta presencia de mercurio en las muestras de los delfines también representa una amenaza para la salud y formas de subsistencia de los habitantes de la región amazónica, calculados en unos 20 millones.

El mercurio se mantiene hasta por cien años en la cadena, ese es un gran problema, sostuvo Oliveira.

El estudio, realizado en seis cuencas de Brasil, Bolivia, Colombia y Perú, también abarcó observaciones por satélite de 29 de estos delfines de río pertenecientes a dos especies. Los animales portaban transmisores de 145 gramos de peso en las aletas.

Esos aparatos tienen una vida útil de entre cinco y ocho meses, tras lo cual se desprenden solos.


En la lista roja

El delfín rosado, una de las dos especies estudiadas, está clasificada en peligro en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Es el segundo nivel de amenaza más grave para un animal e indica que la especie puede ser extinta en un futuro próximo, explicó WWF-Brasil.

El estudio se enmarca en la Iniciativa Delfines de América del Sur, formada por las organizaciones Faunagua, Fundación Omacha, Instituto Mamirauá, Prodelphinus y WWF.

La observación de los delfines mostró que estos animales requieren varios tipos de ambientes acuáticos y sus áreas de vida superan en extensión a las de otros mamíferos terrestres, por lo que la construcción de represas en la región amazónica amenaza su ciclo de vida, porque rompe la conexión de los ríos y aísla a las poblaciones.