Medios argentinos dan victoria a Alberto Fernández

Aún no se publican cifras que muestren si será necesario un balotaje

Reuters
Foto: Ap
La Jornada Maya

Buenos Aires, Argentina
Domingo 27 de octubre, 2019

Los primeros resultados oficiales de las elecciones en Argentina dieron este domingo con un 47.21 por ciento de los votos al candidato opositor peronista Alberto Fernández y con 41.42 por ciento al conservador presidente Mauricio Macri, que busca la reelección.

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, difundió esas cifras con 65 por ciento de las mesas electorales escrutadas.

De mantenerse esta tendencia, el peronismo regresaría al poder en primera vuelta.

Para ser elegido presidente es necesario alcanzar al menos 45 por ciento de los votos o por lo menos 40 por ciento y una diferencia de diez o más puntos porcentuales respecto del segundo candidato más votado.

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, dijo a periodistas que la jornada electoral “transcurrió mayormente en tranquilidad y paz” al margen de “alguna irregularidad” en localidades de las afueras de Buenos Aires y otros puntos del interior del país “que la justicia electoral deberá analizar”.

Según el funcionario, más de 80 por ciento del padrón concurrió a votar, un porcentaje considerado histórico.

Por orden de la justicia electoral, debían estar computados al menos 10 por ciento de los votos de la capital y las provincias de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba antes de dar a conocer los primeros datos oficiales.

Juan José De Antonio, de 46 años, expresó su felicidad. “Estábamos esperando este cambio desde hace rato y cansados de todo lo que estaba pasando... Tenés un amigo que perdió el trabajo, o un vecino que no logra llegar a fin de mes, y te pega, aunque a vos no te pase”.

De Antonio comentó que “la gente se dio cuenta” de que Macri “era una mentira grande, y esto es la verdad, y esperamos que vaya a salir bien”.

Santiago Cafiero, uno de los asesores más cercanos a Fernández, afirmó en tanto que el candidato del peronismo centroizquierdista mejoró el resultado obtenido en las primarias abiertas y obligatorias del 11 de agosto, cuando resultó el más votado con 47.78 por ciento de los votos respecto de 31.79 por ciento obtenido por el presidente. “Estamos muy confiados”, sostuvo.

En el complejo de exposiciones a la vera del Río de La Plata, donde el oficialismo levantó su centro de campaña, prevalecía la cautela. Salvo por una partidaria envuelta en una bandera argentina y otro con una blanca y la leyenda “Sí, se puede”, los asistentes permanecían pendientes de sus móviles mientras en los altavoces sonaba música latina.

Alberto Alonso, un empleado de un comercio de 32 años, dijo mientras caminaba por el centro de la ciudad que votó por Fernández porque es la única salida “para que termine con Macri”, al que acusó de ser “una farsa y un desastre” porque propició la “fuga de capitales” y no apoya a los trabajadores.

Macri afronta el veredicto de las urnas en medio del descontento social por sus promesas incumplidas de reducir la pobreza y la inflación y reactivar la economía.

La pobreza se incrementó en el primer semestre del año alcanzando al 35.4 por ciento de la población, el desempleo subió en el segundo trimestre al 10.6 por ciento y la inflación acumulada en los primeros nueve meses fue de 37.7 por ciento, según datos oficiales.

Bernarda Nidia Guichandut y su hermano, Esteban Carlos, que llevaron a sus padres nonagenarios a votar, dijeron que esperan que Fernández no consiga el apoyo suficiente y haya una segunda vuelta en noviembre.

“Recibí una cadena de WhatsApp para rezar diez Ave Marías, para llegar aunque sea al ballotage y que no se defina todo hoy. Es importante porque si volvemos a la época de Kirchner que hubo tanto robo, tanta malversación de fondos y distintas cosas”, dijo la mujer.

Sebastián Gramajo, de 39 años, que circulaba en bicicleta con unos amigos, votó por “una tercera opción”. “No estoy de acuerdo con ninguno”, dijo al criticar a Macri por haber gobernado “para demostrar que podía mejorar las cosas y no las mejoró” y cuestionar también al opositor por pertenecer a un espacio que estuvo 12 años en el poder sin tampoco lograr avances.

Macri intenta prolongar su presidencia cuatro años más en un contexto de caída de la actividad económica e inflación y Fernández aspira a reemplazarlo en el poder con el apoyo de los votantes que desean la reinstalación de políticas que mejoren el bienestar social.

En las elecciones se eligen presidente y vicepresidente, gobernadores de tres provincias, jefe de gobierno de Buenos Aires, 130 diputados nacionales, 24 senadores nacionales y alcaldes regionales.

Además compiten otros cuatro candidatos que representan espacios desde la izquierda hasta la derecha y que tienen un apoyo muy limitado.

Las elecciones en Argentina tienen lugar en un contexto regional convulsionado por el estallido social en Chile, la crisis política en Bolivia y las recientes movilizaciones en Ecuador contra el aumento del combustible. Se celebran además de forma simultánea a las de Uruguay, donde la coalición oficialista de izquierda Frente Amplio no tiene asegurada su revalidación en el poder.