Programa de Pequeñas Donaciones celebra 25 años de existencia

El PPD ha financiado 665 proyectos con una inversión de 14 millones de dólares

Graciela Ortiz
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Domingo 27 de octubre, 2019

El Programa de Pequeñas Donaciones (PPD), del Fondo para el Medioambiente Mundial (GEF, por sus siglas en inglés), e implementado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en México, “se basa en el entendimiento de que la solución de los problemas globales, de los retos del desarrollo tienen que partir desde lo local”, sostuvo Edgar González, director de PNUD, en representación del representante residente de PNUD en México, Lorenzo Jiménez de Luis, en el marco de la celebración de los 25 años de existencia del PPD, que se llevó a cabo en el hotel Uxmal Resort.

González agregó que si no participan las comunidades, si no participan directamente los actores del desarrollo, “estos retos no se solucionan sino que se quedan en la retórica y esto es el entendimiento de porqué un programa con estas características se enfoca, principalmente, en apostarle a la gente, en apoyar los esfuerzos de la gente, ahora ya transitando hacia un enfoque más de paisaje, más articulado, pero finalmente local”.



Como parte de esta celebración, 107 representantes de comunidades que implementan proyectos enfocados hacia la sustentabilidad en el sureste de México se reunieron en una feria de conocimiento para generar vínculos, alianzas e intercambiar experiencias.

El PPD financia directamente a cooperativas, ejidos y asociaciones para llevar a cabo proyectos que transforman los paisajes. En particular, las iniciativas se enfocan en la apicultura, agroecología, energías alternativas, manejo forestal, pesca sustentable, control de especies exóticas invasoras, entre otros temas. Estas iniciativas, además de promover la conservación comunitaria, generan empleos y tienen un efecto positivo sobre el medio ambiente y las personas.



Por su parte, la secretaria de Desarrollo Sustentable del gobierno del estado, Sayda Rodríguez Gómez, se hizo eco de las palabras de González, al asegurar que “el trabajo conjunto se hace desde lo local, pero también desde diferentes sectores, porque juntos pensamos mejor, porque juntos nos coordinamos mejor y porque juntos podemos tener mejores resultados si nos ponemos de acuerdo”.

Contra la pérdida de la biodiversidad

A su tiempo, Sébastien Proust, coordinador nacional del PPD, resaltó la importancia de las comunidades locales, costeras y rurales en la lucha contra la pérdida de la biodiversidad. Explicó que son ellas las que poseen un conocimiento tradicional indispensable para poner en marcha acciones que permitan manejar de forma sostenible los ecosistemas.

Más adelante, González precisó que lo que hace el PPD es mucho más que dar dinero, “es acompañar los procesos, facilitar el diálogo, acompañar técnicamente la mejora de los proyectos, supervisarlos, recoger las lecciones aprendidas y difundirlas”.



En estos 25 años, el PPD ha financiado 665 proyectos en los estados del Sureste de México, con una inversión de 14 millones de dólares. Algunos casos de éxito han permitido la promoción de la apicultura orgánica y del comercio justo, el manejo forestal comunitario, el turismo alternativo y la pesca sustentable. El programa también cuenta con iniciativas que promueven la acuacultura sustentable con especies nativas en las cuencas de Tabasco y Chiapas, además de agroforestería en cafetales y cacaoteros.

Refiriéndose a la inversión, González señaló que en 25 años puede considerarse una magra cantidad, “pero con tantos buenos resultados que vale muchísimo la pena eventos como el que hoy nos reúne para celebrarlo”.

Experiencias de proyectos

Productores, activistas, líderes de comunidades y representantes de cooperativas participaron en tres conversatorios.

En 25 años practicando un modelo de desarrollo, los panelistas narraron sus experiencias con el apoyo del PPD en sus proyectos.

Margarita Noh, de Misioneros A.C., una organización dedicada a promover el desarrollo sustentable mediante el acompañamiento, capacitación y asesoría a comunidades mayas de la península de Yucatán, contó que el PPD le dio un empujón y la obligó a responder, “y hoy tenemos 17 años celebrando la vida”.

El director de Educe sociedad cooperativa, organización que apoya a apicultores de la península de Yucatán en la comercialización de miel orgánica, puntualizó que lograron una sinergia con el PPD por el desarrollo local, en la protección del paisaje.

Agregó que el PPD ha ayudado a grupos en toda la península con infraestructura, capacitación para productos orgánicos, enseres menores como básculas, refractómetros, tambos, etcétera. “El PPD ha sido clave, un pequeño trampolín que nos ha ayudado, complementando nuestra estrategia de desarrollo como cooperativa y comunidad local”.

Alianzas

Las alianzas han demostrado ser importantes a la hora de solucionar problemáticas comunes, y un buen resultado de ello es Co’ox Mayab, una organización de segundo nivel que integra a nueve cooperativas del interior del estado que realizan turismo alternativo comunitario.

“La importancia de la red es justamente que se compartan experiencias, tenemos socios con más de 10 años de experiencia y otros que apenas están empezando, pero la riqueza de unos pueden aportar a otros y es ese intercambio el que de alguna manera fortalece la iniciativa”, afirmó Carolina Canto, coordinadora general de la entidad.

Eduardo Moo Pat, presidente de la cooperativa apícola de Felipe Carrillo Puerto, reafirmó lo dicho por Canto, ya que ellos también comparten problemáticas comunes, tales como la deforestación, el uso indiscriminado de plaguicidas y la gran dificultad que se tiene para comercializar la miel a un precio justo.

Por último, en Construyendo territorios de vida, Claudia Cob, apicultora de Chocholá; Kenny Sáenz, de la Red Juvenil de Turismo Agroecológico y Educación Ambiental de Calakmul, y Dulce Magaña, directora de Tumben Kooben S.C., estuvieron de acuerdo que el territorio, como aseguró Cob “somos nosotros, los indígenas mayas, es nuestra forma de pensar, de sentir, de vestir, de cómo nos alimentamos y de cómo realizamos nuestras actividades tradicionales, por eso el territorio es nuestra alma y nuestra esencia”.

Cada uno desde su trinchera protege y apoya a su territorio, así Claudia lo hace a través de sus abejas; Kenny es permacultor y Dulce, promueve las energías alternativas por medio de las estufas ahorradoras de leña y las ollas solares.

Finalmente anunciaron la nueva página electrónica de la institución: www.ppd.org.mx. El evento fue clausurado con una ceremonia maya.