Carabineros toman como objetivo a niñas chilenas

Recapitularan casos en la Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe

Notimex
Foto: Afp
La Jornada Maya

Santiago de Chile
Viernes 1 de noviembre, 2019

Los abusos de las fuerzas chilenas del orden, en particular los cometidos contra menores de edad detenidas en las recientes protestas, se perfilan como tema central en la inminente Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe.

A celebrarse en esta capital del 4 al 8 de noviembre, el evento constituye el principal foro intergubernamental sobre los derechos de las mujeres y la igualdad de género en la región, por lo que deberá abordar las detenciones arbitrarias de menores de 16 años de edad, que han llevado inclusive a desapariciones.

Junto a las detenciones arbitrarias se analizará además el trato que reciben las y los menores, el cual inicia con su reclusión en celdas en las que no se les proporciona agua, comida u oportunidad para hablar con sus familias.

Dentro del trato que reciben las niñas se incluye la desnudez a la que son forzadas al momento de su detención, sin olvidar formas más graves de violencia sexual o tortura, de acuerdo con un reportaje del diario argentino Página 12.

Para Constanza Schonhaut, defensora de derechos humanos y del Frente Amplio, que busca "un Chile para todos y todas, respetuoso del medio ambiente y donde los derechos sociales sean la base de una democracia plena", urge la colaboración internacional ante la situación.

La activista realizó un recorrido nocturno tras una jornada de manifestaciones en Santiago, la capital chilena, donde vio los excesos señalados, que obedecen a un "estallido social, una protesta transversal y masiva". A ese estallido se le responde con "militares apuntando al pueblo", subraya Schonhaut.

Las detenciones arbitrarias de niñas y niños menores de 16 años ya han generado ocho denuncias oficiales, pero hay muchos más casos cuyos protagonistas no denunciaron por temor a represalias.

En el informe que presentó el Consejo del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) chileno a la misión de verificación enviada por la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, se dieron a conocer resultados de observaciones recientes en materia de salud, policiales y manifestaciones.

Esta misión llegó el pasado lunes a Santiago y permanecerá en el país hasta el 22 de noviembre, a fin de conocer las denuncias, reunirse con los protagonistas y recabar información de las medidas gubernamentales para evitar las violaciones a los derechos humanos.

Uno de los casos documentado por el INDH es el de una niña de 13 años de edad que fue herida con un perdigón que perforó su frente. Su caso se agrega a tres periodistas desnudadas en la comisaría de policía en la norteña región de Arica y Parinacota, una de las 16 que forman a Chile.

En total son alrededor de 40 heridas por perdigones y balines en las protestas en esa región, pero el INDH advierte que "probablemente" se trata de una cifra "bastante mayor", porque muchos afectados no llegan a los centros de atención.

En la sureña región de Biobío, tras la primera semana de las protestas disparadas por el alza al transporte, pero que pronto se extendieron a otros rubros de la vida chilena, el INDH recibió 167 denuncias por perdigones disparados a corta distancia, amenazas de muerte o desapariciones.

Además, se incluyen golpes, electroshocks, tocamientos de connotación sexual y desnudamiento, los cuales ocurren durante el traslado desde el sitio de detención hasta las oficinas policiales.

Sergio Micco, director del INDH, sintetizó que en materia de denuncias se han presentado mil 512 sobre las detenciones en las regiones. De ellas, 898 corresponden a la zona metropolitana, donde 535 denunciantes alegan haber sido heridos en su detención o como consecuencia de ella, 210 por impactos de bala.

Además de las denuncias por detención, en la región se registran 10 amparos y 55 querellas, así como otras cinco denuncias por homicidio y ocho por violencia sexual.

"Estamos felices de que por fin se hayan despertado los indiferentes, felices todes acá", dice Valentina Miranda, de 19 años y dirigente de la Comisión Nacional de Estudiantes Secundarios y militantes del Partido Comunista, valiéndose de una expresión de lenguaje inclusivo que alega a ambos sexos.

Ella habló al rotativo argentino mientras esperaba su turno en el Colegio Médico para que certificaran las lesiones que recibió, y que incluyen quemaduras de gas, un perdigonazo en la oreja que se le infestó y marcas de las manos de los "pacos" (policías) que la detuvieron.