Logró Pemex una fuerte reducción de su deuda en el tercer trimestre

Se elevó inversión física: HR Ratings

Israel Rodríguez
Foto: Archivo
La Jornada Maya

Ciudad de México
Martes 5 de noviembre, 2019

Al cierre del tercer trimestre del año Petróleos Mexicanos (Pemex) experimentó una fuerte reducción de su deuda y desde el punto de vista de su contabilidad como entidad gubernamental se observan incrementos en la inversión física, lo cual contrasta sustancialmente con las caídas en otros rubros del gasto presupuestario del sector público.

Lo anterior lo destacó la calificadora de valores HR Ratings al señalar que operativamente es relevante el cambio de déficit a superávit comercial por los elevados flujos de efectivo y la disminución del ritmo de reducciones de su plataforma de extracción.

De acuerdo con los estados financieros entregados recientemente a la Bolsa Mexicana de Valores, la deuda financiera total al tercer trimestre del año disminuyó 6.1 por ciento, comparada con el cierre de 2018, debido, principalmente, al prepago de deuda que se llevó a cabo en el trimestre, como resultado de la operación de manejo de pasivos.

Al 30 de septiembre de 2019 el tipo de cambio se ubicó en 19.63 pesos por dólar, por lo que la deuda se ubicó en un billón 956 mil 300 millones o 99 mil 60 millones.

En su reporte más reciente, la calificadora destacó que una constante en gran parte del año han sido los fuertes apoyos directos del gobierno federal.

Respecto del impacto de los apoyos indirectos del gobierno mediante una menor carga tributaria, se observó un efecto significativamente positivo durante julio-septiembre. Por otro lado, en el primer semestre la consecuencia del tipo de cambio en la deuda de Pemex fue favorable, mientras en el tercer trimestre fue adversa.

En ese sentido, la expectativa para los próximos trimestres por los especialistas de HR Ratings toma en consideración que los apoyos directos del gobierno federal son no recurrentes, mientras la volatilidad del tipo de cambio hace difícil predecir su efecto final sobre la deuda.

Sin embargo, esperamos que el apoyo indirecto reflejado en una carga fiscal sustancialmente menor continuará produciendo mejores resultados operativos, especialmente en el cuarto trimestre y en el primer semestre del año próximo.

A escala operativa, todavía está por verse la consecuencia de los esfuerzos de Pemex para mejorar su eficiencia. Desde el punto de vista de su contabilidad como entidad gubernamental, se observan incrementos en la inversión física, la cual contrasta sustancialmente con las reducciones en los otros rubros del gasto presupuestario del sector público.

Operativamente es relevante el cambio de déficit comercial a superávit. La producción de crudo sigue disminuyendo en términos anuales, pero a un ritmo ligeramente menor.

La mejora en su balance comercial se da a pesar de las fuertes y continuas reducciones en las exportaciones de crudo, cuyo efecto adverso en la balanza comercial fue contrarrestado por la contracción de las importaciones de petrolíferos; esto último a consecuencia de un mayor énfasis en la refinación para vender al mercado doméstico.