No hay claridad en proyecto ferroviario: Santos Jiménez

Dijo que la visita presidencial al municipio carrilloportense es irrelevante

Carlos Águila Arreola
Foto: Facebook @manuelvelascoc
La Jornada Maya

Cancún, Quintana Roo
Domingo 10 de noviembre, 2019

En el tema del Tren Maya el gobierno federal sólo ha estado “dando atole con el dedo” a quien lo ha querido escuchar porque no hay ninguna claridad, y sólo se ha estado engañando a los ejidatarios al asegurar que “ya todos están de acuerdo y sólo faltan ustedes, y si no aceptan quedarán fuera, lo que es falso”.

Victoria Santos Jiménez, directora de la Organización de Ejidos Forestales de la Zona Maya de Felipe Carrillo Puerto, consideró que la visita presidencial al municipio carrilloportense es irrelevante y no representa nada porque “más que para dialogar, es para presionar a la expropiación o a la venta de tierras”.

Consideró inútil a menos de que “se quieran hacer el harakiri” porque los ejidatarios de la zona no cederán porque “su tierra es sagrada”; además, sostuvo que los ejidos que supuestamente están de acuerdo en participar han sido “organizados a modo”, y si pretenden llegar a la expropiación los mayas defenderían con su vida sus tierras.

“Para nosotros el Tren Maya, lo vemos como una oportunidad siempre y cuando realmente, como se ha dicho en el discurso, busque el beneficio social de las comunidades, si no es así no tiene caso. Lo que se está viendo hasta ahorita no nos da mucha seguridad, nos da más bien preocupación porque no debió haber sido asignado al Fonatur porque no ve lo social”, manifestó.

La activista dijo que la demanda de durmientes es un hecho y que la decisión de quién los abastecerá sería una oportunidad para dar una prueba de que el propósito declarado del ferrocarril de mejorar la vida de las comunidades mayas por donde cruzará es verdad.

La alternativa de promover la producción y compra de durmientes de madera a organizaciones forestales locales debe ser realidad; si el suministro se asigna a una empresa privada nacional o extranjera, sería otra prueba fehaciente de que el discurso es sólo eso, palabras huecas y sin hechos, sostuvo Victoria Santos.

Detalló que los tramos Selva 2, y Caribe 1 y 2, que suman 640 kilómetros, requerirán mil 152 millones de durmientes, pagados a mil pesos por durmiente, la derrama económica sería de mil 152 millones de pesos (57.6 millones de dólares), que representa apenas 1.15 por ciento de lo que el Fondo Nacional de Fomento al Turismo pretende invertir en 2020.

Experiencia

Se generarían nueve mil empleos durante un año y participarían todos los ejidos con autorización de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) porque tienen los recursos naturales, la organización y experiencia en el manejo de la madera, con lo que los ejidos creerían en “el tren que nos une” como verdad y no sólo como un discurso.

“He estado de cerca con una compañera que ha estado ahí en las negociaciones en Bacalar y las han tratado muy mal, lo digo porque a ellos les dijeron queremos tres mil hectáreas, ellos les contestaron en qué términos las vamos a entregar, en venta y respondieron que en venta no, y ellos les dijeron pues los demás ya aceptaron, sólo faltan ustedes y si no quieren se van a quedar fuera y la gente de la comunidad de Bacalar les dijo, pues nos quedamos fuera.”

En charla con La Jornada Maya, la directora de la Organización de Ejidos Forestales de la Zona Maya sostuvo que los están engañando porque ella vive en (Felipe) Carrillo Puerto y sabe que ese ejido no ha aceptado, hasta ahorita; sin embargo, a los de Bacalar les dicen que el resto de ejidos ya estaban de acuerdo, lo que reiteró que es completamente falso.

Dijo que el problema es qué papel jugará la gente maya porque hasta ahora sólo les han estado engañando y no hay tal acercamiento con las comunidades; en ese sentido, descartó que el gobierno federal vaya a arriesgarse a la confiscación de terrenos.

“No creemos que lleguen a eso porque eso sí realmente (es) el único patrimonio que tiene la gente campesina, la gente indígena es su tierra, y ahí sí pues… si se quieren hacer el harakiri, pues que hagan una expropiación, eso sí sería el colmo de los colmos. Si no se cuidan los aspectos sociales, ambientales y culturales el impacto va a ser tremendo, cuánto no sé. Siendo honesta, una visita no resuelve cosa”, comentó la lideresa forestal.