Emocionante triunfo marista en un sábado parejo e impredecible en la Meridana

Marco Quevedo, pese a no brillar, mantuvo en la pelea a los astados, que reforzarán su ofensiva con Acey

Antonio Bargas Cicero
Foto: @LigaMeridana
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Lunes 11 de noviembre 2019

Un ex abridor de los Leones y un ex prospecto de las fieras mostraron el camino a la Universidad Marista.

Los Venados, con 15 estudiantes en su róster de 20 peloteros, siete de los cuales fueron titulares el sábado, entre ellos el torpedero que fue león, Iván Alvarado, vinieron de atrás para vencer 6-5 a los Diablos de la Bojórquez, en trepidante duelo de punteros de la Liga Meridana de Invierno, en Chichí Suárez, donde Marco Quevedo, pese a no brillar, mantuvo en la pelea a los astados.

El duelo Venados-Diablos fue una muestra de lo parejo e impredecible que puede ser el circuito. Eso también se vio en otros frentes, como en la Dolores Otero, donde los Azulejos, que borraron déficit de 1-6, toleraron siete jonrones -tres de Ramón Lunar- y aún así propinaron su segundo revés, 12-9, a los Senadores, favoritos por un plantel estelar y profundo, pero que sufrieron a la defensiva. En Cordemex, un duelazo de pitcheo se inclinó del lado de los Jaguares, 3-2, sobre los Zorros.

Durante buena parte del choque en Chichí Suárez los Diablos se vieron como un candidato al título; le hicieron tres carreras a Quevedo, quien, sin embargo, se fajó y terminó con una apertura de calidad (6 IP, 3 C), que adornó con seis ponches. En la quinta y sexta obligó a que le batearan para doblepléi, sacando a relucir su oficio de Liga Mexicana.

El diablo Albert Lara demostró una vez más con el bate y guante que podría estar en camino a convertirse en una figura de la Liga y Ernesto Moar, ex prospecto de los Delfines del Carmen, mantuvo a raya a los locales en cinco actos. Fue el tipo de prueba que a la Marista le sirve mucho de cara a competencias como la Universiada.

En la sexta, los jóvenes universitarios enseñaron la madurez y paciencia que el cuerpo técnico pretende que alcancen y cambiaron el rumbo del juego con seis anotaciones sin batear de hit. Todo empezó con pasaporte que le negoció Alvarado a Moar y luego, ya con dos auts, vinieron tres bases más, dos con casa llena, y dos errores cruciales.

La Marista, que tiene al torpedero Rudy Parra y al receptor Iván Espínola en la lista de lesionados, tendrá otra pieza importante al ataque a partir del próximo sábado, cuando se incorpore el estadunidense Jeremy Acey, parte de los Senadores campeones en 2018-19, para defender la tercera base.