Habitantes de La Habana celebran sus 500 años

La ciudad fue fundada inicialmente en 1514 en un lugar desconocido

Ap
La Jornada Maya

La Habana, Cuba
Lunes 11 de noviembre, 2019

Llena de contrastes y colores y bañada por un tórrido sol tropical, La Habana cumple 500 años. Fundada inicialmente en 1514 en un lugar desconocido al sur del actual emplazamiento y luego traslada a su ubicación actual, la capital de Cuba suele encantar a los visitantes. Pero para sus residentes también hay retos por solucionar.

Así la ven algunos de sus habitantes.

Leogendis Menedez. Se formó como maestro y actor y con 28 años recorre las calles acompañando al grupo de hombres en zancos llamado “Gigantería”. Su adoración son sus tres hijos.



“Entre los retos de la ciudad creo que están la falta de vivienda para muchas personas y actualmente el transporte”.

Iris Flores. Tiene 57 años y es secretaria en una empresa estatal.

“Nací y creo que voy a morir en La Habana. Lo que más me gusta es la vista desde el Morro de la ciudad. La Habana tiene muchísimos retos. Durante tanto tiempo se dejó destruir demasiado, claro, la gente a veces no colabora, hay mucha indisciplina social, basura y falta de higiene”.

Abel Amador. Tiene 46 años y es un pintor callejero. Casi diariamente coloca un muestrario de madera con sus dibujos que ofrece a los transeúntes y detesta el reggaetón.



“La Habana tiene muchos matices, colores. Su arquitectura es ecléctica, diversa, interesante. Hay buena gente pero muchas cosas que cambiar, sobre todo en las nuevas generaciones en que hay pérdida de valores como la vulgaridad, por ejemplo”.

Wilmer Lores. Tiene 50 años y es chofer de un almacén estatal.

“Como dice el lema que pusieron para el aniversario, para mí La Habana es lo más grande. Es el corazón del país y lo que hagamos por ella es poco. Todos podemos poner nuestro poquito de arena para que sea aún mejor. En ella se reúne todo, la alegría del pueblo, la solidaridad de la gente, el calor de la cubanía”.

Arigneyis Cruz. Tiene 45 años y es ingeniera química pero desde hace algún tiempo se instala como estatua viviente en las afueras de la Iglesia de San Francisco.



“Es una ciudad emblemática para cada persona, cada transeúnte que pasa por sus parques y sus calles. Es una urbe llena de contrastes, su gente, las construcciones, su música. El reto es tener una ciudad más limpia, elegante, que se preserven los valores históricos que se han ido perdiendo”.

Raúl Parrilla. Tiene 69 años y es el esposo de Matamoros, con quien lleva cinco décadas de casado. Es contador retirado y sigue trabajando como custodio.

“La Habana es una capital cosmopolita. Tiene un clima agradable, con gente muy particular y amable. Sus playas cercanas, su faro del Morro con su bonita vista, es una ciudad real y maravillosa. La Habana por delante tiene muchos desafíos. Falta de pintura, sin luces ni mantenimiento”.

Teresita Varela. Tiene 51 años y un emprendimiento de venta de helados.



“Para mí La Habana es diversión, lo máximo y me encanta. Nací aquí. La ciudad avanza poquito a poco. Adoro sentarme en el Malecón y me tomo ahí mi cervecita desde las 8 de la noche, mirándolo todo, tomando fresco con mi pareja”.