Especial duelo en la Morelos con ex abridores de los Leones y destacado talento joven

Oswaldo Verdugo y Jonhatan Castellanos, demostraron por qué llegaron a ser puntales de la rotación melenuda

Antonio Bargas Cicero
Foto: @LigaMeridana
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Martes 12 de noviembre, 2019

El duelo Senadores-Azulejos del domingo en la Morelos fue especial más allá de que enfrentó a dos de los principales candidatos al título de la Liga Meridana y que contó con dos de los tres yucatecos con más imparables en la historia de la Liga Mexicana, Oswaldo Morejón y Luis Borges.

En un campo lleno, dos ex abridores de los Leones, Oswaldo Verdugo, mánager jugador de la Dolores Otero, y Jonhatan Castellanos, escalaron la loma y demostraron por qué llegaron a ser puntales de la rotación melenuda. Verdugo ganaba 1-0 hasta la cuarta entrada, cuando se lesionó una pierna al tratar de cubrir el plato tras un wildpitch, acción que dio dos anotaciones a los estelares legisladores.

“Desafortunadamente sucedió en un momento importante del juego. Mañana (hoy) ya sabremos si es un tirón o hubo alguna ruptura”, indicó Verdugo, el stopper de los melenudos en 2007, cuando fue clave para el subcampeonato de la LMB.

Castellanos, “caballo” selvático de 2014 a 2018, abrió con tres ponches en camino a dominante labor de 10 chocolates en seis actos y su primer triunfo, 4-3. A Morejón, quien fue su couch en la cueva, le dio pelotazo y lo engomó. Borges le bateó doble y sencillo a su ex compañero de equipo Verdugo, quien se lució a la defensiva, antes de la lesión.

El futuro también brilló en la Morelos. El recluta Josué Romero, hijo del ex león Willie Romero, le conectó doble al experimentado Felipe Arredondo y anotó con incogible de otro recluta, Alberto Sosa, quien le robó extra base a Ramón Lunar con espectacular lance en el bosque izquierdo en la primera. Rainier Aguilar, prospecto de las fieras, fue el cátcher de los pájaros azules; esta campaña ya jugó igualmente en la intermedia y en el bosque derecho.