Ordaz y Jaime, con el potencial para apuntalar el róster melenudo en diferentes áreas

El talentoso derecho Cruz se une a notable lista de derechos de retorno de los Leones

Antonio Bargas Cicero
Foto: La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Martes 12 de noviembre, 2019

Rafael Ordaz y Marco Jaime participaron hace un año en una de las mayores hazañas en la historia del beisbol mexicano.

En la final del Mundial Sub-23, en la que el Tricolor venció 2-1 a Japón en 10 entradas, Jaime fue el torpedero y primero en el orden y se fue de 5-2, mientras que el progreseño sacó cinco auts de oro (carrera sucia, base por bolas, ponche), para llevarse la victoria.

Ordaz y Jaime, que cumplirán 25 y 24 años, respectivamente, en 2020, están en camino a afrontar otro significativo reto: consolidarse con los subcampeones de la Liga Mexicana.
Siguiendo la filosofía de los hermanos Arellano Hernández, los Leones adquirieron a tres jóvenes mexicanos que apuntalan tal vez la mejor base nacional del circuito. La directiva que encabezan los empresarios mazatlecos ha dado prioridad a formar un núcleo mexicano sólido y los nuevos melenudos tienen con qué aportar en el presente y a futuro.

A cambio de Christian Villanueva, un ex toletero de las Mayores que no ha jugado en el circuito, las fieras se hicieron de elementos con el potencial de reforzar diversas áreas y sumaron en Jesús Cruz a un talentoso derecho de retorno más a una ya larga lista.

El director deportivo David Cárdenas Cortés dijo que entre sus objetivos para el receso de temporada estaba añadir mexicanos a rotación y bulpén. Ordaz, quien se sobrepuso a dos operaciones de Tommy John y alcanzó 97 millas en el mundial hace un año, es un buen comienzo. El ex prospecto de los Yanquis de Nueva York podría ser el quinto abridor, uniéndose a José Samayoa como los mexicanos en una rotación que viene de ser la mejor de la Liga, o un brazo que le caería bien a un bulpén al cual le faltó profundidad y batalló para preservar ventajas en la Serie del Rey. Es un velocista que ya demostró que puede abrir o relevar. En el Campeonato de Otoño 2018 ayudó a los Sultanes a coronarse al sacar seis auts sin carrera en la gran final.

Jaime, nacido en Phoenix, Arizona, parece por ahora no tener un lugar como titular -Jorge Flores es el torpedero y Walter Ibarra el camarero-, pero puede empezar como un súper utility por su versatilidad (en LMB ya jugó en tercera, segunda, como torpedero y jardinero derecho). Es el prototipo del pelotero que han usado mucho los selváticos con éxito en campañas recientes; Ricardo Serrano, Diego Madero y Everth Cabrera son jugadores con características similares y los tres estuvieron en el terreno de juego cuando Yucatán logró su cuarta estrella, frente a Monterrey.

Jaime hace varias cosas bien; es hábil, choca la bola y puede ser un factor en los senderos, además de que es ambidiestro, como Serrano y Cabrera. Después de ser seleccionado a su primer Juego de Estrellas (bateó .327 en la primera vuelta) y competir en el derby de dobles matanzas este verano, juega con frecuencia como torpedero, la posición donde más se ha desempeñado, con los Algodoneros de Guasave en la Mexicana del Pacífico. Tony Aguilera, quien le dio la titularidad por primera vez, con León, cree que la experiencia que adquirió la pasada campaña puede ser clave para que se consolide.

El potosino Cruz, quien ha dominado con la selección nacional en el Premier12 a base de su velocidad, se une a una notable lista de brazos cuyos derechos son de las fieras, que incluye a Manuel Bolón Rodríguez, Miguel Aguilar y Héctor Villalobos.

El derecho de Salinas de Hidalgo, San Luis Potosí, que se lució en el cierre de temporada con la sucursal de Triple A de San Luis (1-0, 2.77, 13 IP, 20 K), Esteban Quiroz y el zurdo Aguilar, son candidatos a llegar a Grandes Ligas en 2020.

Ordaz, como señaló a La Jornada Maya, busca regresar a una organización de las Mayores. Se visualiza en el mejor beisbol del mundo, “y si no es así, establecido en Liga Mexicana y Liga Mexicana del Pacífico”. Ahora, lanzando ante su gente y muy cerca de casa, tiene una gran oportunidad de seguir creciendo.

Dos potentes brazos y el versátil Jaime representan sólido paso de los Leones en pos de mantener un róster competitivo tanto en el presente como en el futuro.