Seis muertos y 67 heridos protestas contra nuevo régimen en Bolivia

Los golpistas atacan con balas al pueblo: presidente en el exilio

Afp, Ap y Sputnik
Foto: Ap
La Jornada Maya

La Paz, Bolivia
Sábado 16 de noviembre, 2019

La autoproclamada presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, declaró ayer que el ex mandatario Evo Morales puede volver al país desde su exilio en México, pero deberá "responder a la justicia" por irregularidades en los comicios de octubre y por "denuncias de corrupción", en una nueva jornada de enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas policiales y militares, que se saldaron con siete civiles muertos y decenas de heridos. Las protestas, que estallaron al día siguiente de los comicios y todavía continúan, habrían dejado hasta el momento un saldo de 15 muertos y más de 400 heridos, según cifras oficiales.

El Senado eligió ayer por unanimidad como presidenta a Eva Copa, del Movimiento al Socialismo (MAS) de Evo Morales, con el apoyo de cuatro senadores opositores.

En caso de vacío de poder, el líder de la Cámara de Senadores es el segundo en la línea de sucesión del jefe de Estado, tras el vicepresidente del país y por delante del jefe del Congreso. La presidencia del Senado había quedado vacante por la renuncia de Adriana Salvatierra, también del MAS. En este contexto, Áñez, que era segunda vicepresidenta de la cámara, se proclamó mandataria interina de Bolivia en un pleno casi vacío.

Durante la jornada, al menos siete campesinos cocaleros murieron y 67 resultaron heridos en enfrentamientos con policías y militares en el departamento de Cochabamba (centro) en el marco de las protestas contra de Áñez, informaron dirigentes del sector. Por la noche, opositores al gobierno golpista salieron a la calle con los féretros de los cocaleros muertos a cuestas.

Áñez declaró que Morales "se fue solo de Bolivia" y si vuelve "sabe que tiene que responder a la justicia. Hay un delito electoral, hay muchísimas denuncias de corrupción en su gobierno. Él (Morales) tiene cuentas pendientes en el país", indicó.

Morales, quien no descartó regresar pronto al país, se vio obligado a renunciar el domingo luego que las Fuerzas Armadas y la Policía le exigieron dimitir, al cabo de semanas de protestas por su relección en los comicios del 20 de octubre, plagados de "irregularidades" según una auditoría de la Organización de Estados Americanos.

"La marcha fue atacada con gases y también con armas de fuego, sin provocación de los cocaleros", detalló Gualberto Ariste, dirigente de las Federaciones del Trópico de Cochabamba y secretario de comunicación del partido Movimiento al Socialismo.

La represión se produjo luego de que cientos de campesinos intentaron traspasar el cordón dispuesto en el puente Huayllani, en la región de Sacaba, a la entrada de Cochabamba. Luego de varios minutos de negociación, los militares dispararon gases lacrimógenos, que dispersaron a la multitud.

"Condeno y denuncio ante el mundo que el régimen golpista que tomó el poder por asalto en mi querida Bolivia reprime con balas de las Fuerzas Armadas y la Policía al pueblo que reclama pacificación y reposición del Estado de Derecho. Ahora asesinan a nuestros hermanos en Sacaba, Cochabamba", tuiteó Morales.

La ciudad de La Paz también vivió una tarde de marchas indígenas en apoyo a Morales que igualmente terminaron con disparos de gases lacrimógenos de la policía.

En este contexto, Cuba decidió retirar de Bolivia una brigada médica de 725 profesionales y demandó la liberación "inmediata" de seis especialistas detenidos en días recientes, declaró el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Autoridades bolivianas liberaron a la jefa de la misión médica cubana en ese país,Yoandra Muro Valle, quien fue detenida arbitrariamente ayer por varias horas, anunció el ministro de Salud Pública de Cuba, José Ángel Portal Miranda.

La canciller del gobierno interino, Karen Longaric, informó que el país expulsará a los funcionarios de la embajada de Venezuela en La Paz, debido a la "violación de normas diplomáticas".

Además, abandonará la Alianza Bolivariana y analiza su salida de la Unión de Naciones Sudamericanas. También detalló que el gobierno destituyó a todos los embajadores, con excepción de los representantes en el Vaticano y Perú.

Las principales ciudades enfrentaron una creciente escasez de combustible, pan y productos agrícolas, a causa de los bloqueos de carreteras y otras protestas, indicaron reportes oficiales y de medios.