Evento religioso en Congreso viola laicidad del Estado: 'Marea Verde'

Derechos sexuales y reproductivos de las mujeres son vulnerados: colectivo feminista

Joana Maldonado
La Jornada Maya

Chetumal, Quintana Roo
Jueves 21 de noviembre, 2019

El pasado miércoles, la sede del Congreso del estado dio lugar a un foro denominado Cada vida importa, organizado por la fundación religiosa Conciencia Nacional por la Libertad Religiosa y el Consejo Interreligioso del Estado de Quintana Roo, cuyo objetivo, según el portal de conciencianacional.org, es concientizar y brindar fundamentos en materia de vida y aborto, hecho que provocó que el colectivo feminista de Marea Verde acusara una violación al Estado laico.

Mediante un comunicado, la fundación Conciencia Nacional por la Libertad indica que en dicho evento participaron líderes religiosos, académicos, sociedad civil y público general que presenciaron las conferencias de Agustín Herrera Fragoso, especialista en Bioética; José Manuel Madrazo Cabo, médico y maestro en Ciencias médicas; y Cristián Badillo Gutiérrez, director general de la fundación Conciencia Nacional por la Libertad Religiosa “quienes expusieron sobre el fundamento jurídico sobre la vida y el contexto médico respecto a la mortalidad materna por aborto”

A este evento asistieron diputados como Judith Rodríguez, Reyna Durán, Paula Pech, Erick Miranda -quien aparece en fotografías, incluso haciendo uso de la palabra- Iris Moral y Luis Fernando Chávez, miembros de la iglesia católica, evangélica, y la de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días “denominaciones que representan el 90 por ciento de la población que buscan el reconocimiento jurídico y protección de la vida desde la concepción”.

Marea Verde acusó que el Estado laico y los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres son vulnerados ante este hecho.

“Evidenciamos y denunciamos la incongruencia de las autoridades involucradas en la realización del foro denominado Cada Vida Importa, con tintes claramente religiosos y posturas anti-derechos que se llevó a cabo en el recinto del H. Congreso del Estado de Quintana Roo”, apunta un escrito.

Acotan que el Estado se sustenta en la laicidad, por lo que es necesario que se garantice una clara separación frente a la iglesia para reivindicar que la soberanía popular es fuente sustancial de la legitimidad y no más de la potestad eclesiástica.

“Con gran indignación es necesario señalar que en esta ocasión el evento orquestado por el H. Ayuntamiento de Othón P. Blanco apoyando a grupos anti derechos (…) Es vergonzoso que las y los legisladores, del municipio capitalino y el gobierno del estado sigan posicionándose en contra de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, cuando deberían estar legislando a favor de ellos, puesto que asumimos que el usar las instalaciones y logos requiere plena autorización y conocimiento”, apunta.

Finalmente exhortan a las autoridades a “recapacitar sobre su actuar, demostrar correcto uso de su representación popular, puesto que este tipo de acciones regidas por creencias particulares son una afrenta directa contra los derechos humanos de las mujeres”.