Muerte de cantante, un reflejo de la industria del K-pop y el acoso

Goo Hara enfrentó ciberacoso y acoso sexual del público y la prensa

Ap
La Jornada Maya

Seúl, Corea del Sur
Miércoles 27 de noviembre, 2019

La muerte de la cantante y actriz surcoreana Goo Hara, cuyo cuerpo fue encontrado en su casa en Seúl esta semana, vuelve a arrojar luz sobre la presión que las estrellas, en especial las femeninas, enfrentan en la despiadada industria del K-pop y en la sociedad profundamente conservadora de Corea del Sur.

El deceso de Goo a los 28 años se produjo menos de dos meses después del de Choi Jin-ri, o Sulli, otra estrella de K-pop y amiga cercana de Goo. Expertos dicen que ambas enfrentaron ciberacoso y acoso sexual del público y la prensa a lo largo de sus carreras, y que eso fue afectando su salud mental.

La policía dice que todavía está investigando la muerte de Goo y que encontró una “nota pesimista” en su casa.

Una vez popular principalmente en Asia, el K-pop ha traspasado las fronteras de Corea del Sur gracias a grupos ampliamente populares como BTS y Blackpink.

Goo debutó en el 2008 como parte del quinteto de chicas Kara, que saltó a la fama casi instantáneamente y ayudó a liderar el fenómeno global del K-pop. Más tarde se lanzó con éxito como solista en Corea del Sur y Japón.

Sulli comenzó su carrera alrededor de la misma época, como miembro de la agrupación femenina f(x). También tuvo varios papeles como actriz tras retirarse como cantante.

Goo encabezó titulares el año pasado, cuando llevó a la corte a su exnovio Choi Jong-bum. Choi alegó que ella había abusado de él, mientras que Goo lo acusó de amenazarla con publicar un video sexual.

Durante la disputa, la agencia coreana que representaba a Goo no renovó su contrato. Una corte sentenció a Choi a un año y medio en prisión por extorsionar y abusar de Goo, pero la sentencia fue suspendida y se mantuvo en libertad. Choi apeló y el proceso continúa.

El K-pop es altamente competitivo, con docenas de grupos que debutan cada año. Expertos han alertado desde hace mucho sobre el lado oscuro de esta industria azotada por el escándalo. Aspirantes a actrices se entrenan por años desde muy jóvenes, pero sólo unas pocas debutan y menos aún alcanzan el éxito comercial. Las probabilidades de éxito se incrementan si firman contrato con alguna de las principales agencias de entretenimiento.

La industria es conocida por tener reglas estrictas para sus artistas que incluyen prohibiciones de citas, rigurosas dietas y entrenamientos, y a veces contratos esclavizadores e injustos. Expertos dicen que la industria tiene requisitos adicionales para las chicas, reglas sobreentendidas que son reflejo de la sociedad patriarcal surcoreana.