Tercera victoria consecutiva para Jaguares en la Liga Meridana

La jornada tuvo como protagonista a Alfonso Pulido

La Jornada Maya
Foto: Jaguares de la UADY

Mérida, Yucatán
Lunes 2 de diciembre, 2019

Los Jaguares de la UADY siguieron su ascenso en busca de los primeros lugares de la clasificación general, tras superar en sensacional duelo de estrategias, a los Venados de la Universidad Marista y se llevaron completo el “Clásico Universitario”, con una agónica victoria de 4-3, en la jornada dominical de la sexta fecha de la Liga Meridana de Invierno de Béisbol que se disputó en el campo de la comisaría de Chichí Suárez.

La tercera victoria consecutiva de los Jaguares, además del bateo oportuno, tuvo como protagonista estelar al diestro Alfonso Pulido, quien logró el cierre con un magistral concierto de pitcheo, durante el cual limitó en cuatro imparables a los Venados.

En la ofensiva de ocho hits del equipo felino, Guillermo Tec contribuyó a la agónica y trabajada victoria, con el único imparable del juego que disparó, que sirvió para producir la carrera que anotó Amaury Cazaña, con la que el equipo jaguar salió del feudo de la Marista con la mini serie completa en sus alforjas.

Los Venados nunca se rindieron, pelearon con todo y alcanzaron los Jaguares pero no fue suficiente. Los ocho corredores dejados en los senderos fue el síntoma que reflejó su debilidad en el ataque.

Esa situación los mantiene hundidos en el fondo de la clasificación general llevando a cuestas la pesada carga de cinco descalabros seguidos.

Después de admitir el segundo imparable de los Venados en la segunda entrada, Pulido hilvanó una cadena de 10 retirados en fila hasta el sexto rollo cuando un error de Miguel Santana la rompió con una pifia en el tiro a la inicial.

Julio León fue el único ciervo al que no pudo dominar ya que el patrullero central disparó tres de los cuatro jits que admitió en su sólida labor. El último de ellos, en la octava entrada cuando la Marista dejó escapar la carrera del empate pero el mal corrido de bases frenó el ataque del equipo local.

Pulido adornó su excelsa labor con 12 ponches, la que completó con 4 bases, una de ellas intencional.

La UADY inauguró el marcador en la primera entrada, Keven Lamas remolcó a Julián Briceño, quien anotó la carrera de la quiniela. La Marista respondió de inmediato y en el fondo del inning inicial emparejó los cartones.

Julio León, tras disparar su primer hit del juego, avanzó con wildpitch, se estafó la antesala y timbró con el segundo lanzamiento descontrolado de Pulido.

Randy Lara sostuvo el duelo de pitcheo hasta el sexto episodio cuando la UADY anotó dos carreras para tener otra vez la ventaja. Keven Lamas abrió la tanda de bateadores con imparable al izquierdo, se estafó el segundo cojín y tras uno fuera, anotó impulsado por doble de Refugio Cervantes, quien ancló en la antesala con el incogible de Abel Martínez.

Fue todo en la labor de Lara, quien fue sustituido por Gerardo Vélez, a la postre el derrotado. Después de obsequiar un par de bases por bolas, la última de ellas le permitió a Cervantes anotar de “caballito” la segunda carrera de la entrada, el relevista realizó un espectacular lance con el que frenó el ataque de los Jaguares.

Vélez, con los senderos congestionados de jaguares y con jugada de zqueezeplay en acción, realizó un atrapadón lanzándose hacia adelante para engarzar la pelota y luego lanzó a la antesala para consumar una salvadora doble matanza.

En su turno, del sexto rollo, la Marista anotó la carrera que los acercó 2-3 al aprovechar una pifia en el tiro a la inicial con el rodado de Rodrigo Uicab, quien fue remolcado por imparable de Julio León.

El segundo pecado de Miguel Santana en su tiro a la inicial resultó costoso de nueva cuenta ya que Mauricio Aguilar, quien gorreó la inicial aprovechó la cortesía del paracorto felino para anotar la carrera que puso el juego en el alambre. Hassan Peña relevó a Vélez en la octava entrada y admitió el imparable productor de Arturo Puerto que le dio la victoria a los Jaguares.

Fue un nuevo espectacular encuentro, que se decidió por una carrera.