Tricolores subcampeones en Brasil aún están lejos del éxito: Westerhof

Quiero trascender en Europa, afirma Pizzuto, Balón de Bronce en el mundial

Eréndira Palma Hernández
Foto: Twitter @miseleccion
La Jornada Maya

Ciudad de México
Lunes 2 de noviembre, 2019

Jan Westerhof, director técnico del equipo Sub-17 de Pachuca y forjador de cuatro jugadores del subcampeonato mundial de la categoría, señaló que los jóvenes futbolistas deben evitar caer en un exceso de confianza, al apuntar que el haber destacado en un certamen mundialista no significa que han conseguido el éxito.

“Los jugadores deben ser conscientes de que en el club casi han terminado un proceso, pero se deben seguir desarrollando en lo futbolístico”, aseveró.

Los mediocampistas Eugenio Pizutto, Bruce El-mesmari Sangochian y Bryan González, así como el delantero Israel Luna, han sido formados bajo la guía de Westerhof en el club de Tuzos y se ganaron un lugar en la selección mexicana que participó en el Mundial Sub-17 de Brasil. Con la camiseta tricolor y bajo el mando de Marco Antonio Chima Ruiz consiguieron el subcampeonato mundial, tras caer en la final ante el anfitrión, siendo Pizutto el jugador que atrajo más reflectores al grado se ser reconocido con el Balón del Bronce.

Westerhof destacó el talento de sus pupilos, pero sabe que cada uno debe trabajar para no repetir la historia de las selecciones juveniles mexicanas de 2005 y 2011 que fueron campeones mundiales, pero pocos se consolidaron en Primera División nacional.

“Son talentosos, pero no han alcanzado el éxito, eso nos preocupa, pero también es nuestro trabajo”, dijo el entrenador, al tiempo que reveló que la directiva de Tuzos tiene un plan para impulsar el desarrollo de sus clubes juveniles. “Es interesante analizar el trabajo que se debe hacer con los jóvenes, por eso Jesús Martínez (dueño del club Pachuca) y Marco Garcés (director deportivo) se encargaron de preparar un plan especial que se tiene no sólo para los subcampeones mundiales, sino para todos nuestros equipos de fuerzas básicas”, señaló sin abundar en el tema.

Westerhof se jactó del buen trabajo que han realizado las fuerzas básicas de su equipo, luego de las exportaciones de Héctor Herrera e Hirving Lozano, pero dejó claro que se debe al exhaustivo desempeño que realiza desde las visorías. “Nuestra filosofía es tener a los mejores jugadores para competir contra los mejores futbolistas, es lo que tratamos de crear en Pachuca, tenemos una visoría muy agresiva en toda la república y vienen los mejores de todo el país, además hay una hermandad en el club”, afirmó.

Por su parte, Pizzuto, capitán de la selección mexicana Sub-17 que fue subcampeona en el Mundial de la categoría, no quiere ser una promesa más en el futbol nacional. El mediocampista dejó claro que aspira a emular los pasos de Lozano y destacar en Europa para romper con la historia que vivieron jugadores de generaciones anteriores que destacaron, pero su brillo no llegó ni a Primera División.

“Me motiva que quiero trascender, hacer cosas grandes como los mexicanos que la están rompiendo en Europa”, expresó. “No siento presión, sino motivación para seguir adelante como Lozano, que está con el Nápoles y con la selección mayor”.

“Es diferente la mentalidad que tuvieron otros (jugadores), en lo personal no digo que no pueda pasarme, pero siento que no será así, voy a seguir por el mismo camino que me ha hecho llegar hasta donde estoy”, sostuvo.