Acusan a Romero Deschamps de seguir al frente del sindicato de Pemex

“Los funcionarios siguen al servicio de él”: Yolanda Morales

Jessica Xantomila
Foto: Cristina Rodríguez
La Jornada Maya

Ciudad de México
Jueves 5 de diciembre, 2019

El ex dirigente del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), Carlos Romero Deschamps, sigue mandando en los centros de trabajo de Petróleos Mexicanos (Pemex). “Los funcionarios siguen al servicio de él”, denunció la líder del Sindicato Petroleros de México (Petromex), Yolanda Morales Izquierdo.

Señaló que a quienes están en contra del STPRM los golpean y anulan sus contratos. “Les inventan problemas y no hay nada que proteja a nuestros trabajadores”, dijo en conferencia de prensa.

Morales Izquierdo también dio a conocer que Pemex se niega a reconocer al sindicato que encabeza. “Argumentan que solamente el grupo mayoritario (el STPRM) tiene todas las prebendas de sus comisionados”. Este mediodía entregó un oficio a la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para denunciar la violación de diversos convenios en la materia.

El vocero nacional de Petromex, Óscar Solórzano, expuso que el Convenio 135 “dice a la letra que se tienen que dar las facilidades a los representantes sindicales para que puedan defender a los trabajadores. Es un derecho universal el sindicalizarse”, pero tanto en Pemex como en la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) “dicen que no tenemos tal garantía”.

Además, añadió, en las mesas de diálogo que han sostenido con Petróleos Mexicanos “nos están tratando los trabajadores de Romero Deschamps”, quienes tienen 30 años laborando para la empresa y fueron promovidos por el ex líder sindical, como es Carlos Jasso.

Añadió que el 95 por ciento de los mandos medios y superiores de Pemex fueron colocados por Romero Deschamps y que éste sigue cobrando sueldo.

Luis Alberto Ramos, secretario general del Sindicato de Trabajadores del Sistema Nacional de Salud, -uno de los invitados a la conferencia por parte de Petromex-, expuso que la reforma laboral puede convertirse en letra muerta si no se garantiza justicia laboral y libertad sindical.

“Nos hemos encontrado con esta reforma y la ratificación de convenios 87, 98 y 135 que definen que todos los sindicatos tenemos los mismos derechos, que el patrón tiene que otorgarnos las facilidades, licencias, lo que se requiera para al ejercicio del sindicalismo y no se está respetando”, afirmó.