Más de 200 mil participarán en consulta por el Tren Maya

La reunión de Fonatur con el CCE fue para que los empresarios busquen proyectos

Jairo Magaña
La Jornada Maya

San Francisco de Campeche
Jueves 5 de diciembre, 2019

En reunión para plantear las bondades del Tren Maya para Campeche y su sector empresarial entre el arquitecto y titular del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), Rogelio Jiménez Pons, la super delegada Katia Meave Ferniza y el presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Campeche, Víctor del Río R de la Gala, llegaron a los acuerdos de asumir cada sector su responsabilidad y de fomentar la información así como la participación de los campechanos en la consulta general sobre el Tren Maya donde en la entidad participarán con 212 mil boletas y más de 70 representantes de agrupaciones indígenas.

Será el 15 de diciembre cuando Fonatur realice la consulta general con nueve de los once municipios que participarán en esta modalidad, mientras que los puntos donde realizaron las asambleas informativas realizarán la consulta a las comunidades indígenas, siendo Champotón, Tenabo, Escárcega y Xpujil.

A Campeche enviarán 212 mil boletas, en la capital podrán participar 70 mil campechanos, tomando en cuenta que hay zonas en las que están en contra del proyecto debido a que no quieren reubicación por motivos tales como cambio drástico en su economía, desplazamiento social, entre otros; en Carmen enviarán 62 mil boletas y el resto será enviado a otros siete municipios para que sean depositadas el día de la consulta en las más de 50 urnas que utilizarán.

Rogelio Jiménez recalcó lo dicho por Andrés Manuel López Obrador en su visita a Xpujil hace unas semanas, “Si la gente no quiere, el Tren Maya no va, pero los garantes de dicha aprobación deben ser los ubicados en la zona donde pasará el proyecto, no los supuestos expertos del centro o norte del país” precisó y agregó que respetarán todo derecho y a quienes se oponen le ofrecerán un buen trato.

También reconocieron que hay un grupo que está promoviendo en algunos municipios de la entidad así como en otros estados que haya asentamientos irregulares de reciente llegada, es decir, hay quien está haciendo que grupos inmigrantes invadan derecho de vía por donde pasan los rieles que serán utilizados por el tren, desconocen quien o quienes, pero confirmó la presencia de estos recientes asentamientos.

Con esto reveló que están sorprendidos con la participación de los representantes de las comunidades indígenas pues a nivel general de las cuatro mil comunidades tomadas en cuenta en la zona del circuito del tren y que comprende a Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo, el 80 por ciento de los representantes de las agrupaciones indígenas han participado en las asambleas informativas.

Mencionó que buscarán también adherir al proyecto la propuesta de los paraderos, para elaborar una propuesta ejecutiva ya con el costo de los paraderos, aunque en el caso de Candelaria hay un alto porcentaje de que lo logren debido a que históricamente hay un paradero que dejó de funcionar hace años.

“Lo que sí, es que esto es una moneda al aire, pues si la gente dice que no al proyecto, no hay algo que lo supla en sí, es decir, no tenemos un proyecto alterno en caso que los ciudadanos no quieran tener al Tren, solo tenemos programas para amortiguar el desarrollo, como sembrando vida o crédito ganadero a la palabra”, lamentó.

Respecto a las posibles reubicaciones, fue el coordinador federal del Tren Maya en Campeche, Xavier García Romero, quien detalló que en Campeche son un aproximado de 215 viviendas, en Candelaria otro aproximado de 200, mientras que en Escárcega aproximadamente 15, es decir, el mayor problema está en la capital y candelaria, donde un grupo empresarial pidió una estación o paradero.


El tema ambiental no es un juego, hay más devastación por depredación

Dentro de las proyecciones del supuesto daño que expertos ambientalistas señalan, el arquitecto Jiménez Pons desestimó que el proyecto vaya a causar daños importantes a las Reservas de Balam Kin y Balam Kú, pues mencionó que los estudios de impacto ambiental que han realizado demuestran todo lo contrario, además que siempre ha sido una máxima que un tren contamina 100 veces menos que una carretera donde pasan varios vehículos.

Destacó que la primera propuesta de las locomotoras son de diésel, pero ya hay platicas con países europeos donde utilizan hidrogeno en sus trenes como combustible capaz de generar la fuerza necesaria para mover el tonelaje de las máquinas y una alta velocidad, por lo que luego de concretar el proyecto buscarán hacer mejoras importantes.

Otra de las menciones fue que según los datos históricos con los pobladores de diversas zonas en Xpujil, así como estudios realizados por instituciones investigadoras, es que Calakmul pierde anualmente 30 mil hectáreas de selva, mientras que el proyecto apenas impactará 400 hectáreas para luego realizar un proyecto de reforestación, es decir, no habrá impacto y si abonarán al cuidado de la selva maya de Calakmul.

“La necesidad y las carencias han hecho que los propios pobladores exploten y dejen explotar a otros los recursos maderables de la zona, el proyecto del Tren Maya está bien planeado y siempre ha preponderado el cuidado de las zonas forestales protegidas, así como de los animales que ahí habitan, por ello la consulta será realizada con la gente que realmente vive en donde estará el tren, los paraderos seguirán en estudio”, aseguró.