Realizan 'cacerolazo' frente a FGR por casos de desaparecidos

Exigen que los casos de sus familiares sean atraídos al ámbito federal y se destinen los recursos necesarios

Fernando Camacho Servín
Foto: Cristina Rodríguez
La Jornada Maya

Ciudad de México
Jueves 5 de diciembre, 2019

Integrantes del colectivo Búsqueda Nacional en Vida por Nuestros Desaparecidos realizaron este jueves un “cacerolazo” frente la sede de la Fiscalía General de la República (FGR) para exigir que dicho organismo atraiga sus casos al ámbito federal y dedique todos los recursos necesarios para buscar a sus familiares, para que no haya “víctimas de primera y de segunda”.

Cerca de las 11 de la mañana, los manifestantes colocaron mantas con fotografías de sus seres queridos y comenzaron a golpear sartenes y cacerolas con cucharas o con las manos desnudas, para llamar la atención de los responsables de la FGR y exigirles una reunión para pedirles que la fiscalía especializada en materia de desaparición atraiga sus casos y haga una búsqueda exhaustiva de sus familiares.

“Compañeras, ¿la Fiscalía escucha cuando le pedimos investigación?, ¿quieren nuestros hijos regresar a casa y que se les busque? Entonces, ¡hagamos ruido!”, gritaron las participantes en la movilización.

Muchos de los manifestantes —en su mayoría mujeres— se volcaron a pegarle a las cacerolas con dolor y rabia, con lágrimas corriéndoles por las mejillas, como si estuvieran acabando a golpes de cuchara con la indiferencia de las autoridades. Don Jesús Lamas, padre de Irma Claribel Lamas López, le pegó tan fuerte a un sartén que incluso lo abolló y lo rompió.

Ante la falta de atención del personal de la FGR, las familias se acercaron más a la puerta del edificio en medio de consignas como “no somos LeBarón, pero queremos atención” —en alusión al encuentro entre la familia LeBarón, que perdió a varios de sus integrantes en un ataque armado, y el presidente Andrés Manuel López Obrador y otros funcionarios— y “Ahora, ahora, se hace indispensable, presentación con vida y castigo a los culpables”.

Luego de unos 30 minutos, un representante de la Fiscalía le dijo a los manifestantes que podía ingresar al edificio un grupo de cinco personas para exponer sus demandas.