Permanecerá en prisión presunto agresor "karateca" de su pareja

C.J.C.D. permanecerá privado de su libertad por todo el tiempo que dure el proceso

La Jornada Maya
Foto: Cuartoscuro

Mérida, Yucatán
Viernes 6 de diciembre, 2019

Por los delitos de violencia familiar y lesiones calificadas, C.J.C.D., joven con conocimientos de Karate, permanecerá en prisión por ser vinculado, para continuar bajo proceso tras los ataques cometidos el 7 de noviembre del 2018 en contra de su entonces pareja, en el norte de la ciudad, informó la Fiscalía General del Estado (FGE), tras una audiencia de poco más de cinco horas.

La citada audiencia tuvo lugar en el Juzgado Segundo de Control del Primer Distrito Judicial. El indiciado deberá afrontar los delitos por los que se le acusa, pese al amparo por el cual fue reclasificado el delito de feminicidio agravado en grado de tentativa imputado en su momento por la FGE.

La dependencia dio a conocer que le dará puntual seguimiento a este sensible caso hasta que se haga justicia en favor de la víctima, al tiempo de brindar todo el apoyo que su familia requiera y reiteró su compromiso con la defensa de los derechos de las mujeres yucatecas en situación de violencia.

La Juez decretó la vinculación y la prisión justificada, por lo que C.J.C.D. permanecerá privado de su libertad por todo el tiempo que dure el proceso, porque liberar al vinculado representa un peligro para la vida de la presunta víctima.

Los hechos ocurrieron en la colonia Benito Juárez Norte, en donde el sujeto agredió físicamente a la mujer.

En el desarrollo de la audiencia de este día se estableció que el plazo de cierre de investigación concluye en 10 días.

La defensa del presunto agresor por el delito de feminicidio agravado en grado de tentativa logró un amparo federal para reclasificar los delitos, lo que permitiría su libertad, situación que causó indignación en la sociedad y agrupaciones civiles en defensa de los derechos humanos y activistas que exigieron que no sea liberado porque indicaron que había peligro de que evada la ley, que se escape, o que pudiera poner en peligro la vida de la joven.

El agresor presuntamente retuvo por la fuerza a su víctima, la amarró para que no huyera, la golpeó con el puño y arremetió a patadas y la atacó con una madera.