En dos años, Airbnb ha recaudado y remitido más de 139 mdp en QRoo

Pago de impuesto inició en octubre de 2017

La Jornada Maya
Foto: Juan Manuel Valdivia

Cancún, Quintana Roo
Lunes 9 de diciembre, 2019

En dos años la plataforma tecnológica Airbnb generó 139.4 millones de pesos por el pago del impuesto al hospedaje, además de que ha generado pequeñas economías locales, aseguran sus anfitriones, sin embargo la aplicación de mayor carga tributaria les impactará de manera negativa.

La plataforma, dedicada a conectar a las comunidades de viajeros que buscan alojamientos en todo el mundo, informó que dicha cantidad corresponde al período del 1 de octubre de 2017 al 31 de octubre de 2019.

Mediante un comunicado, Airbnb dio a conocer que más de 950 mil turistas que visitaron la entidad se hospedaron en alguno de sus espacios, generando una derrama económica de aproximadamente 668 millones de dólares (mdd) en 2018, derrama de los viajeros en restaurantes, tiendas, cafés, por actividades culturales y servicios en las colonias en donde se hospedan, además de las ganancias de los anfitriones.

Para Mauricio Priego, anfitrión de la plataforma, ha sido de gran beneficio para la economía de la ciudad, ya que este tipo de visitante consume en las zonas cercanas, sale a conocer lugares y genera derrama y empleo para muchas familias.

Por una casa se requieren empleados para mantenimiento, limpieza, contactos para dar servicio de taxi, servicio de lavandería, etcétera, lo que mantiene pequeñas redes con beneficios económicos, explicó.

Contacto con el Congreso local

También celebró que ya hubo un acercamiento ayer entre anfitriones y diputados del Congreso local, a quienes les expusieron su situación, que están a favor de pagar el impuesto al hospedaje, pero también plantearon que en caso de elevarles costos por cambios de uso de suelo a comercial o tarifas de luz simplemente dejarían de tener algún beneficio.

La plataforma es una opción para muchos que buscan algún ingreso extra y aprovecharlo con una vivienda o incluso una habitación, y así, pueden mantener inmuebles limpios, tranquilos, y con todas las comodidades.

A diferencia de los costos que hay en la hotelería, Airbnb representa una opción para muchos sectores que no pueden pagar las tarifas de hoteles como los que hay en Quintana Roo, y menos si son familias enteras.

Incluso, recuerda, también ha servido para que familias de zonas rurales puedan acudir a, por ejemplo, Chetumal, para que algún pariente reciba atención médica, mientras sus acompañantes paguen menos por una estancia.

Destacó que los anfitriones que participan son ciudadanos que quieren ver por el bien de la comunidad, que lo que generen por impuestos sea utilizado en mejores, calles, alumbrador, infraestructura en general y, lo más importante, la seguridad.

Por ello, señaló, esperan mantener un diálogo abierto con los diputados, para que comprendan que es en beneficio de la comunidad tener plataformas como ésta.

Dentro de la propuesta de paquete económico de Quintana Roo para el ejercicio fiscal 2020 enviado por el gobierno estatal, se propuso una reforma a la Ley del Impuesto al Hospedaje, en la que se disponen nuevas obligaciones para los prestadores del servicio de alojamiento y para los intermediarios.

Dentro de esta reforma, se encuentra que los anfitriones deberán inscribirse en el Registro Estatal de Contribuyentes y obtener una Licencia de Funcionamiento por cada uno de los establecimientos en donde se brinde el servicio de hospedaje. Para el caso de los intermediarios, es decir las plataformas, deberán inscribirse en el Registro Estatal de Contribuyentes y obtener una Licencia de Funcionamiento con el carácter de retenedor.

Jorge Balderrama, gerente de Políticas Públicas de Airbnb México, señaló mediante un comunicado que “Airbnb es la única plataforma que ha colaborado con el estado de Quintana Roo desde el año 2017 para retener el impuesto en nombre de nuestra comunidad de anfitriones, lo cual se ha replicado en otros siete estados de la república, y seguiremos colaborando con el estado para contribuir en su desarrollo.”

En lo que respecta al registro por parte de los anfitriones, Balderrama mencionó que “Airbnb está a favor de la regulación del sector de las rentas de corto plazo a través de requisitos que reconozcan y se adapten a las características de la actividad, basados en el principio de equidad. Diseñar una regulación alejada de estos principios atenta contra un desarrollo turístico innovador que recoja las preferencias de los viajeros, pero sobre todo, podría llegar a afectar el empoderamiento de la ciudadanía y la democratización del turismo.”

Airbnb ha sido también una solución para diversificar el turismo en el estado, sobre todo en zonas no tradicionales o con escasa infraestructura de turismo tradicional como Bacalar y Felipe Carrillo Puerto.

“En Airbnb mantenemos un fuerte compromiso de seguir trabajando de la mano con las autoridades para fomentar acciones que generen una competencia equitativa entre todos los ofertadores de servicio de alojamiento en el país, siempre considerando propuestas justas para que todos los ciudadanos puedan beneficiarse del turismo y contribuir al desarrollo económico del país”, puntualizó.

Encuesta de Airbnb

De los huéspedes encuestados por la plataforma 47 por ciento dijo que su gasto ocurre en el barrio en que se hospeda, y 55 por ciento dijo gastar el dinero que se ahorró al alojarse a través de Airbnb en las ciudades y barrios que visitó.

La encuesta la realizó de manera voluntaria a cuentas de anfitriones y huéspedes en Alojamientos y Experiencias o reservaron un Alojamiento o Experiencia durante 2018.

En lo que respecta a los usuarios, los beneficiados por la renta de sus espacios son ciudadanos que buscan un ingreso extra, ya sea para complementar su pensión o seguir activos.

Un ejemplo son las mujeres, las personas mayores de 60 años y los profesores, quienes representan 52 , nueve y 11 por ciento de los anfitriones que utilizan Airbnb en Quintana Roo, respectivamente.