Perfume de Mujer

Mesa chica

Hugo Martoccia
Foto: Twitter @RicardoMonrealA
La Jornada Maya

Lunes 9 de diciembre, 2019

Quizá involuntariamente, el presidente del Senado, el morenista Ricardo Monreal, delineó este sábado el futuro del panorama político de Quintana Roo de una forma muy clara. “Quintana Roo huele a perfume de mujer”, dijo el senador, en referencia a Marybel Villegas. Pero la referencia incluyó mucho más que ese nombre, e incluso va más allá de la pelea interna de Morena. Las mujeres, en todos los partidos, parecen estar mejor posicionadas para dominar el futuro político de la entidad.

El contexto de la frase de Monreal es conocido: vino a levantar la mano (literalmente) de quien es su candidata a la gubernatura en 2022. El senador quiere que la Cámara Alta sea la incubadora de los próximos gobernadores de Morena, que a su vez serán su base electoral y política para intentar suceder a Andrés Manuel López Obrador en 2024.

Movilizó a más de 20 senadores y le dio solvencia política al informe de actividades de Marybel, que tuvo todo el tono de un inicio de campaña. Durante la semana, referentes de la senadora se movieron por los 11 municipios del estado para preparar el viaje a Cancún. Había que dar, decían, una contundente muestra de apoyo. Y lo hicieron, en lo que les corresponde.

Por su parte, el respaldo de Monreal incluyó hasta la adopción de la agenda local de Marybel, cuando el presidente del Senado expresó una crítica abierta contra el gobernador Carlos Joaquín: dijo que lamentaba que no estuviera en ese foro, en donde había tanto senadores. Monreal es un viejo y astuto político que sabe que Carlos Joaquín no tenía nada que hacer allí, pero su crítica es una señal de que no habrá muchos reparos formales para apoyar a su candidata.

La ausencia del gobernador en el evento es, si se quiere, también una señal inconfundible: va a hacer todo lo que esté a su alcance para que Marybel no sea gobernadora de este estado.

Mujeres: ausencias y presencias

La referencia de Monreal al “perfume de mujer” fue determinante, porque las mujeres fueron actoras principales de ese evento, por acción o por omisión. La ausencia notoria de la alcaldesa de Cancún, Mara Lezama, dice mucho más que cualquier palabra. La interna de Morena está cada día más polarizada entre ellas dos, y Mara no quiso arriesgarse a entrar en “territorio enemigo”. Marybel no frecuenta las sutilezas cuando está en campaña, y posiblemente le hubiese hecho pasar un mal rato.

La ausencia de la alcaldesa de Solidaridad, Laura Beristain, también deja algunas dudas. Su alianza política con Marybel es tambaleante. La presencia de Luz María Beristain en el evento, es, paradójicamente, la señal más clara de que aquella relación ya no es la misma. El único vínculo vigente entre Laura y su hermana Luz María es, hoy, el cariño: la relación política y personal pasó de la tempestad al hielo. O sea, Luz María no representó, en ese evento, la alianza de los Beristain con Marybel. Su presencia fue tan sólo una decisión propia.

La diputada local Erika Castillo estuvo acompañada por el presidente de la Jucopo, Edgar Gasca. Ningún otro diputado o diputada morenista quizo mostrarse allí. Es una muestra de que el marybelismo en el Congreso (si tal categoría política existió alguna vez) ha quedado reducido a esos dos legisladores incondicionales de la senadora.

Las dos mujeres más fuertes de Morena no estuvieron en Quintana Roo: Yeidckol Polevnsky, dirigente nacional del partido (en abierta confrontación con Marybel) y Bertha Luján, presidente del Consejo Nacional.

Otras mujeres

Como ya se dijo: el abanico es más amplio que lo que propone Morena. En el PAN, cuando se habla de la candidatura a la sucesión gubernamental de 2022, sólo surgen dos nombres: la senadora Mayuli Martínez y la diputada local Cristina Torres.

Ambas enfrentan situaciones diferentes. Con los datos actuales, difícilmente Cristina Torres aceptaría esa candidatura; tendría mucho más sentido volver a la presidencia municipal de Solidaridad, o a una diputación federal, aunque este último tampoco es un camino fácil.

La figura electoral más fuerte del Verde Ecologista es la alcaldesa de Puerto Morelos, Laura Fernández. Fue reelecta en 2018, y en 2019 aportó al partido los votos a los que se comprometió en los distritos que le corresponden. Será actora principal en las próximas elecciones.

La diputada Tyara Schleske maneja un perfil entre bajo e inexistente, pero es una diputada reelecta, y eso ya la hace un activo electoral.

El PRI está comandando por una mujer: Candy Ayuso. Además, uno de sus únicos éxitos electorales en 2019 fue el de Valeria Aragón, que si bien no ganó el distrito 1, sí lo hizo en Isla Mujeres, donde está el peso electoral del tricolor de la mano del alcalde Juan Carrillo, que la tiene en su lista de probables sucesores.

Varias diputadas locales tendrán seguramente un papel estelar en la renovación de Ayuntamientos en 2021. Por el lado de Morena, Tepy Gutiérrez buscará Tulum; y Linda Cobos, Othón P. Blanco. La petista Ana Pamplona quiere ser candidata en Bacalar. Y también están las diputadas federales, Mildred Avila, de Cancún, Paty Palma, de Othón P. Blanco, e incluso Adriana Teissier, de Cozumel, que se ha refugiado en el PES, pero que llegó con los votos del lopezobradorismo. Seguramente, ellas buscarán la posibilidad de ser candidatas en sus municipios.

En el PAN, Atenea Gómez Ricalde es una candidata natural en Isla Mujeres, y seguramente Lili Campos también buscará Solidaridad, donde ganó el pasado 2 de junio.

Todos esos nombres estarán, seguramente, también entre las posibilidades de las candidaturas a una diputación federal. Nadie tiene garantizada una candidatura ni mucho menos un triunfo electoral, pero se observa que en algunas de las principales posiciones de poder, las mujeres están hoy mejor ubicadas que los hombres.

Colofón

Un dato y una digresión.

El dato: muchos de los nombres que aquí se dieron están vinculados al Congreso del estado. Paradójicamente, ese recinto es uno de los reductos del machismo en la política de Quintana Roo. Los hombres son mayoría abrumadora en la Jucopo (siete hombres y una mujer, pero es muy posible que sean nuevamente 8 hombres en los próximos días) a pesar de que hay 13 diputadas.

La digresión: en estos 90 días, la XVI Legislatura ha ido apagando todas las expectativas que había generado. Como en las peores épocas del borgismo, la ilegalidad ha vuelto a ser un recurso político, y es ya evidente la falta de una agenda legislativa sólida.

Si bien los principales problemas aluden a la falta de liderazgo y cohesión en Morena, lo cierto es que todos los grupos parlamentarios están cayendo en la misma situación.

Varias carreras políticas respetables y con futuro corren el riesgo de hundirse con ese barco a la deriva, que tiene en el timón a un par de aventureros cuyo mejor tiempo político fue el pasado.

laopinionqr@gmail.com

Cartones

Cartones

Cartones

Cartones

Cartones