Reúnen más de 200 mil tapitas a beneficio de enfermos de cáncer

El Congreso de QRoo fue sede del Tapatón

Joana Maldonado
Foto: Congreso del Estado
La Jornada Maya

Chetumal, Quintana Roo
Lunes 9 de diciembre, 2019

Cada kilogramo de tapitas de plástico se paga en 3.80 pesos. Al carecer Chetumal de una planta recicladora de este material, las tapas recaudadas mediante Banco de Tapitas A.C. son trasladadas a Cancún; restándole el pago del flete, lo que resta es depositado a una cuenta a beneficio de enfermos de cáncer.

El pasado jueves, el Congreso del estado fue sede del Tapatón, y colocó el primer contenedor de este tipo en una sede legislativa en todo el país. En dos horas reunieron 200 mil tapitas y los diputados se comprometieron a pagar por separado el flete.

“Se rompió el récord que teníamos pues en octubre en el Tapatón organizado en la escuela Eva Sámano, se recabaron 300 mil tapas en ocho horas, esta vez sólo fueron dos horas”, señaló la embajadora del Banco en Chetumal, Areola Calderón Marín, quien se adhirió al Banco de Tapitas hace dos años tras una experiencia personal, convirtiéndose en embajadora desde hace un año. Su función es realizar eventos de recolección pues en su casa tiene uno de los tres centros de acopio que hay en la capital quintanarroense.

Aclaró que esta asociación funciona sin fines de lucro, ni política ni religión, por lo que no hay manejo de recursos económicos directamente.

En la recicladora ubicada en Cancún pulverizan el plástico que se vende a las fábricas, el costo por kilo es de 3.80 pesos, lo equivalente más o menos a mil tapitas.

Precisó que no hay manera de calcular cuántas tapas son una quimioterapia, puesto que existen distintos tipos de cáncer que representan costos distintos, así como diferentes cantidades y tipos de quimioterapias.

Dijo que en Bacalar está la coordinación que maneja las localidades de Butrón, Xul-Ha, Bacalar y Chetumal, y que hace el enlace con oncología para determinar quiénes lo necesitan. Adicionalmente donan leche, pañales y lo que requieran los pacientes oncológicos del Hospital Oncológico Infantil en Chetumal.