¿Por qué sí al Tren Maya?

Renacimiento mexicano

Martha Adriana Morales Ortiz y César Daniel González Madruga
Foto: Enrique Osorno
La Jornada Maya

Miércoles 11 de diciembre, 2019

Desde hace varios años y particularmente este año hemos tenido un constante trabajo cercano a la península de Yucatán, en especial en los municipios y comunidades que se verán impactadas por el Tren Maya. Como personas que hemos dedicado nuestra vida a la defensa de la naturaleza y a un desarrollo sostenible, dejamos en manifiesto nuestro apoyo al Tren Maya y lo argumentaremos por tramos.

De Palenque a Tenosique, por donde ya existe la vía del tren, lo más humano, sensible e inteligente a hacer es rehabilitar dichas vías. Aquí son dos puntos clave donde los migrantes abordan La bestia, donde inician un largo y tortuoso recorrido. En este punto no hay necesidad de talar un solo árbol. En los alrededores de Palenque se encuentran varios proyectos ecoturísticos que involucran a gente de distintas comunidades chol, tzeltal y lacandón, así como zapatistas habituados al turismo donde reciben visitantes que recorren sus cascadas y compran souvenirs frente a sus caracoles. A pesar de los grandes esfuerzos que existen en la zona para atraer turistas, la estancia promedio de Palenque es de 0.8 noches.

En Tenosique se encuentra una de las fronteras más importantes del país, que es el Ceibo, allí también cruza una de las zonas más divinas del planeta que es lo que los tabasqueños llaman, los ríos mayas. El Señor de todos ellos es el Usumacinta, pero en el recorrido a Balancán (la siguiente estación después de Tenosique), se puede navegar o nadar en el San Pedro y muchos más. Allí la población busca desde hace décadas alternativas para su desarrollo que vayan más allá de la ganadería, por la cual se han talado cientos de hectáreas de selva; para ello, desde que se anunció el Tren Maya han comenzado acciones para intensificar el programas como sembrando vida, restaurar los manglares del río, desarrollo de proyectos ecoturísticos, entre otros.

El siguiente tramo es de Balancán a Escárcega, una ciudad que lleva de nombre el apellido de un ingeniero tlaxcalteca que la fundó cuando se construyeron las vías del antiguo tren y que ahora busca ser algo mucho más que un sitio “de paso” para integrarse al desarrollo regional. De Escárcega la ruta sube hacia Campeche (ciudad patrimonio) y posteriormente a Mérida donde las personas están habituadas a ver pasar y escuchar las locomotoras y vagones del tren existente que desde hace décadas sueñan con que se le de mantenimiento.

De Mérida a Tulum

De Mérida se va hacia Izamal, Valladolid, bajando por Cobá para llegar hasta Tulum. En el caso de los primeros tres resulta irónico que a pesar de estar a escasos kilómetros de Cancún o Playa del Carmen, su estancia promedio con dificultades se coloque en una noche y que, al igual que casi toda la península, vivan con dificultades para colocar su ganado, aunado a que las comunidades entre cada punto viven en condiciones de extrema pobreza. De Tulum hacia el norte se encuentra una de las mayores actividades turísticas del país y del mundo.

Estamos hablando de Tulum, Playa del Carmen, Xcaret (que con sus 10 parques temáticos debe ser considerado prácticamente como un destino), Puerto Morelos, Cancún y la parte continental de Isla Mujeres. En algunos puntos del recorrido por la carretera llegan a ser hasta seis carriles (tres de ida y tres de vuelta) y el tráfico llega a ser insoportable, medrando la experiencia turística, poniendo en riesgo a la población por accidentes y deteriorando la calidad de vida. Aunado a ello Cancún consume nueve de cada 10 productos importados, cuando podría perfectamente aprovechar la producción local.

De Tulum hacia el sur se encuentra la reserva de la biósfera de Sian Kan y por donde atraviesa la carretera ha comenzado un proceso de “changarrización” en las orillas, que son una de las técnicas para la invasión de terrenos más comunes, asunto que está complicando las cosas para la Conanp y amenaza al medio ambiente, por lo que el tren resulta una solución a un problema que a todas luces pinta a ser mayor. Además, pasando la reserva se encuentra el municipio de Felipe Carrillo Puerto (uno de los cuatro puntos donde quedó viva la resistencia maya tras la guerra de castas) donde habitan muchos de los trabajadores del norte del estado de Quintana Roo y que todos los días hacen largos recorridos a sus centros de trabajo, contribuyendo y sufriendo el tráfico.

De Carrillo Puerto a Bacalar existen problemas añejos de la tenencia de la tierra que como nunca antes se están atendiendo, aunado a que Bacalar es la laguna más grande de la península de Yucatán que requiere un ordenamiento para preservar el cuerpo de agua dulce más grande de la península y que a su vez permita una “manutención sustentable” a la población local con un turismo sostenible.

Finalmente, para cerrar el circuito, está el tramo de Bacalar a Escárcega, haciendo parada en Xpujil (cabecera municipal de Calakmul). Al respecto cabe destacar que Calakmul es el único municipio del país que colinda con dos países (Guatemala y Belice), en él se encuentra la reserva de la biosfera de Calakmul, pero también es un área donde no hay frontera. En Calakmul cerca de 92 por ciento de la población vive en condiciones de pobreza y en las últimas décadas se han sentido “satanizados” por muchos ecologistas que los juzgan severamente por buscar alternativas para su desarrollo. La carretera que hoy va de Bacalar a Escárcega atraviesa la reserva de la biosfera de Calakmul (por donde iría pegada la ruta del tren) y por más que hemos preguntado a expertos y pobladores locales, nadie ha visto ninguno de los cinco felinos de la región, como -jaguares u ocelotes- atropellados, ya que afirman quienes saben que estos animales son más inteligentes de lo que muchos piensan.

En realidad la flora, fauna y la población local tienen una amenaza mucho mayor y es la escasez de agua. Para ello fue importante la presencia de Blanca Jiménez, directora general de Conagua, durante las asambleas informativas del Tren Maya quien ha asumido una atención especial para la región y avanzar en la construcción de aljibes, instalación de sistemas de captación de agua pluvial, entre otras alternativas que aseguren a corto, mediano y largo plazo el vital líquido para la vida de la región.

Si bien en estas líneas no caben cientos de argumentos más que nos gustaría transmitir, espero sirvan para dejar firme nuestra postura #YosialTrenMaya.

Martha Adriana Morales Ortiz, Witzilin,@Witzilin_vuela

César Daniel González Madruga, El Siervo, @CesarG_Madruga