Descarta la IATA que en dos años quede listo Santa Lucía

Considera optimistas los cálculos oficiales para echar a andar el aeropuerto

Dora Villanueva
Foto: Cuartoscuro
La Jornada Maya

Ginebra, Suiza
Jueves 12 de diciembre, 2019

El gobierno mexicano es optimista al considerar que en 2022 esté lista la primera fase del aeropuerto de Santa Lucía. Hacia ese año apenas habría información amplia sobre los estudios del espacio aéreo, dado que lo presentado hasta ahora por las autoridades son documentos inconclusos, expuso Peter Cerdá, vicepresidente para las Américas de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA por sus siglas en inglés).

“Podría tardar dos años llevar a cabo el levantamiento del espacio aéreo en lo referente a diseño, verificación, certificación, lo mismo con el aeropuerto (…) Fácilmente podríamos estar en 2022 todavía trabajando en finalizar el proyecto”, sostuvo en el marco de las Jornadas Globales de Prensa que organiza la asociación.

En la parte de la construcción explicó que volver la actual base militar un aeropuerto mixto, (civil y militar) tampoco es simple de lograr a corto plazo. Hacer esto en dos años es complicado. Hemos dicho al gobierno: preferimos que se posponga un año o dos, pero que se haga bien, sentenció.

El directivo recalcó que –pese a que sí hay un diálogo más abierto que hace unos meses y de hecho la asociación tiene voz en las mesas técnicas que convoca el gobierno sobre espacio aéreo, carga e infraestructura– permanece la zozobra que Alexandre de Juniac, director general de la IATA, comunicó en febrero al secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú.

Tenemos serias dudas de que podamos tener una operación optimizada simplemente por cómo están posicionados geográficamente todos estos aeropuertos (Toluca, Ciudad de México y Santa Lucía), expuso Cerdá este miércoles. Sumado a ello, el presunto Plan Maestro y el diseño del espacio aéreo que las autoridades presumen como ya presentados a la industria, no son documentos terminados.

El directivo calificó de altamente optimista la previsión de que Santa Lucía tenga capacidad para 100 millones de pasajeros. Lo que sí estamos seguros es que el aeropuerto de la Ciudad de México será el principal, donde van a entrar la mayoría de los vuelos internacionales y donde se va concentrar la conectividad del país.

En más de una ocasión dejó ver que Toluca y Santa Lucía permanecerán como terminales secundarias. Y según la información que ha recibido de las empresas que pertenecen a la IATA, como Aeroméxico, no habrá cambios. Muchos de nuestros miembros ya han indicado que se van a quedar en ese aeropuerto a nivel de conectividad internacional y doméstica.

Cerdá no fue concluyente sobre si la construcción de Santa Lucía antes de tener los estudios completos implica un error. Por lo pronto, dijo que se puede avanzar en el diseño del espacio aéreo y en las terminales de la Ciudad de México de manera simultáneamente. Lo que no podemos hacer es empezar un proyecto y tres años después empezar otro, advirtió.

En la misma convocatoria, Gilberto López Meyer, vicepresidente de Seguridad Aérea y Operaciones de Vuelo de la IATA, advirtió que aún no hay ningún anuncio de Boeing sobre la posibilidad de poner a volar de nueva cuenta su modelo 737 Max, aeronaves que permanecen en tierra luego de dos accidentes fatales en corto tiempo.

Dijo que desde la asociación ya se probó el simulador de la aeronave y está listo. En cuanto a la desconfianza que pueda generar para los usuarios el modelo, el escrutinio que ha tenido lo hará uno de los más seguros. Esa fiebre habrá que sudarla y transitar por ella, anticipó.