En fría noche, alebrijes iluminan el Zócalo capitalino

El espectáculo se está volviendo una tradición desde 2013

Carlos Paul
Foto: Yazmín Ortega
La Jornada Maya

Ciudad de México
Sábado 4 de enero, 2020

Siempre sorprendentes, atractivos y fascinantes. Los alebrijes iluminados y articulados cobran en la noche, una mayor singularidad fantástica.

Este primer viernes de 2020, unos 30 animales fantásticos, producto de la imaginacion de los artesanos y creadores mexicanos, salieron a pasear por la plancha del Zócalo capitalino, espectáculo nocturno que se realiza desde 2013.

Previo a la llegada de los Reyes Magos, niños con sus padres, jóvenes y adultos, se sorprendieron y regocijaron con las siempre raras, atractivas y seductoras figuras, producto de las más oníricas atmósferas y experiencias.

El frío y la noche no fueron impedimento para apreciarlas durante su andar en distintos puntos del Zócalo.

El lúdico juego de los niños y asistentes fue desentrañar que animales se amalgaman en cada luminosa, policromática y zoomorfa figura, hechas de papel y alambre, con luces led en su interior.

¡Los alebrijes!, gritaban los más chicos al reconocer a los imaginativos seres, bautizados con distintos nombres por sus creadores.

Poca luz, un dragón con mezcla de cangrejo, Leno, un jaguar, Penumbra, mezcla de camaleón, águila y lajartija, Punky, el Quetzal, Va-llenita-de luz, mezcla de piraña y cangrejo, El sabroso, un dragón con ancas de rana y cuerpo de oruga y Coco, con patas de chapulín, ojos de sapo y cabeza de ajolote.

También se pasearon el Piojo de libro con cráneo de mono, Ceiba, mezcla de langosta con tucán, la Hormibrije, con cola de sirena y dos cabezas; además de las Gemelas Brisa, Burbujita, Rigoleto, El frijol, Tejedora, la araña y el Cebrallito, un luminoso caballito de mar.

Teniendo como escenografía la monumental iluminación de las fiestas decembrinas, que se instala en estas fechas en el Zócalo capitalino, en medio de decenas de arbolitos iluminados con pequeñas luces blancas, en rededor de los alebrijes articulados, los niños interactuaban con los fantásticos seres, los tocaban, sonreían y abrazaban, y se tomaban una y hasta dos fotografías.

Tal ha sido el éxito y gozo del paseo de alebrijes iluminados y articulados, durante los recientes años, que los mismos artesanos crearon una obra de teatro, en la que los personajes son los mismos seres fantásticos, comentó Emilio Ortiz, responsable del área de difusión del Museo de Arte Popular, recinto encargado de la organización del paseo (que no desfile), por el Zócalo.

Es una obra cuya historia gira en torno a la discriminación, en la que uno de los raros animalitos es discriminado por ser completamente blanco, mientras que los demás son policromáticos.

De acuerdo con Ortiz, se tiene proyectado durante el presente año, reponer el montaje.

El paseo de los alebrijes iluminados y articulados, realizado la noche de este viernes, concluyó pasadas las 20:30 horas. Los fantásticos y oníricos seres retornaron a descansar para en otra noche iluminar la imaginación de chicos y grandes, en el corazón del Centro Histórico de la Ciudad de México.