Comparece Assange ante tribunal en Londres; busca frenar extradición a EU

La primera comparecencia judicial de 2020 se había fijado para este martes, pero fue adelantada

Ap y Sputnik
Foto: Ap
La Jornada Maya

Londres, Inglaterra
Martes 14 de enero, 2020

El fundador de Wikileaks, Julian Assange, compareció ayer brevemente ante la justicia de Gran Bretaña en un intento por frenar su extradición a Estados Unidos, donde es acusado de espionaje por haber filtrado cientos de miles de documentos clasificados.

Assange y sus abogados denunciaron que no se les ha dado tiempo suficiente para prepararse a dar la batalla contra los fiscales estadunidenses que desean procesarlo por la publicación de cientos de miles de documentos confidenciales tanto del Departamento de Estado como del Pentágono.

La primera comparecencia judicial de 2020 del periodista y activista australiano se había fijado para este martes, pero fue adelantada.

Se adelantó la fecha sin ninguna explicación y nos preocupa que Julian no haya comparecido todavía ante la magistrada, declaró a la agencia Sputnik Emma Butlin, coordinadora del Comité de Defensa de Julián Assange.

Assange, de 48 años, fue traído al tribunal de la prisión Belmarsh en las afueras de Londres, donde permanece recluido desde abril de 2019. Saludó al público asistente en la audiencia, casi todos simpatizantes, entre quienes estaba la cantante MIA. Poco después alzó el puño en alto y fue llevado a una sala para reunirse con su abogada Gareth Peirce, quien se quejó de que las autoridades de la prisión le han dificultado reunirse con su cliente.

Le hemos pedido a Belmarsh de todas las maneras posibles que no violente los derechos de un procesado, explicó la abogada.

Assange se abstuvo de hacer comentarios políticos. Confirmó su nombre y fecha de nacimiento. En un momento dijo que no entendía todos los trámites en su contra en el Tribunal de Westminster.

Assange enfrenta 18 cargos en Estados Unidos que incluyen conspiración para infiltrarse en los sistemas de computación del Pentágono, por la filtración de documentos diplomáticos de Estados Unidos, así como registros de guerra contra Afganistán e Irak. El activista niega las acusaciones, argumenta que es periodista y que como tal está protegido por la Primera Enmienda. Otra audiencia procesal está convocada para la próxima semana con la intención de determinar la extensión y otros detalles del juicio de extradición que está previsto que dé inicio el 24 de febrero.