Bolivia suspende relaciones diplomáticas con Cuba

El canciller cubano acusó a Jeanine Añez "servilismo a Estados Unidos"

Texto y foto: Reuters
La Jornada Maya

La Paz, Bolivia
Viernes 24 de enero, 2020

El ministerio de Relaciones Exteriores de Bolivia anunció el viernes la suspensión de las relaciones diplomáticas con Cuba, como respuesta a recientes declaraciones realizadas por el canciller cubano y a lo que describió como una “permanente hostilidad” contra el Gobierno boliviano.

“El Gobierno cubano de manera sistemática ha afectado la relación bilateral basada en el respeto mutuo, los principios de no injerencia en asuntos internos, la autodeterminación de los pueblos y la igualdad soberana de los Estados”, dijo la Cancillería de Bolivia a través de un comunicado.

La presidente provisional Jeanine Añez había denunciado que el gobierno comunista de la isla se quedaba con el 80 por ciento de los pagos que Bolivia realizaba por el trabajo de los médicos en el país. “Solamente el 20 por ciento de ese monto llegaba a la brigada cubana. El resto era desviado para financiar el castrocomunismo”, sostuvo esta semana la funcionaria.

El canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, le respondió al Gobierno boliviano ese mismo día acusando a Añez de “servilismo a Estados Unidos”.

El Gobierno provisional de Añez -que ha tenido roces con México y España- asumió en noviembre, luego de que el expresidente Evo Morales fuera presionado a renunciar en medio de una crisis política.

Morales repudió la decisión. “Condenamos profundamente la suspensión de relaciones del gobierno de facto de Áñez con la hermana República de Cuba”, escribió en Twitter el exmandatario, quien se encuentra refugiado en Argentina.

En diciembre, Añez solicitó a la embajadora de México y al cónsul de España que se retiren del país luego de que el Gobierno mexicano denunciara que autoridades bolivianas retuvieron los automóviles de los funcionarios españoles que visitaron su residencia diplomática en La Paz.

Por otra parte, Estados Unidos dijo el jueves que tiene la intención de enviar un embajador a La Paz por primera vez en más de una década, lo que muestra la intención de Bolivia de mejorar las relaciones con Washington tras la salida de Morales.