EU envía a México a solicitantes de asilo de Brasil

En diciembre de 2019 el flujo total fue de 40 mil migrantes

Afp
Foto: Ap
La Jornada Maya

Washington, Estados Unidos
Viernes 31 de enero, 2020

Estados Unidos comenzó a enviar a México a los solicitantes de asilo provenientes de Brasil mientras se tramitan sus casos, ampliando la estrategia de Washington de frenar la llegada de migrantes a la frontera sur.

"El Departamento de Seguridad Interior (DHS) comenzó a procesar a brasileros para que vuelvan a México según los Protocolos de Protección del Migrante (MPP)", señaló el gobierno estadunidense en un comunicado el miércoles.

En 2019 Estados Unidos selló con México los Protocolos MPP, donde se estipula que los demandantes de asilo que lleguen a la frontera común deben esperar en ese país la tramitación de sus solicitudes de asilo.

Según el DHS, la cantidad de brasileños que llegaron a la frontera sur se multiplicó por once entre el año fiscal 2018 y el de 2019, que terminó en septiembre.

Para el DHS, los protocolos con México son "una de las muchas herramientas que el Departamento ha implementado para asegurarse que quienes tienen peticiones de asilo meritorias sean atendidas oportunamente y que aquellas peticiones fraudulentas sean identificadas".

"¡Gracias México!", dijo en Twitter el subsecretario interino del Departamento de Seguridad Interior (DHS) de Estados Unidos, Ken Cuccinelli.

La Liga de Congresistas Latinos (CHC por sus siglas en inglés) dijo que los protocolos con México son una política "peligrosa y a veces mortal".

"Expandir este programa a los demandantes de asilo brasileños sería devastador, ya que estas familias no hablan español y van a ser aún más vulnerables en México", dijo en Twitter la asociación, que suele criticar las duras políticas migratorias del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

El número de migrantes detenidos en la frontera sur sumó casi un millón en el año fiscal 2019, casi el doble que en el período anterior, lo que generó fuertes tensiones entre Washington y países del sur -en particular México, Honduras, Guatemala y El Salvador- que se vieron forzados a firmar acuerdos para reducir el flujo.

Después de alcanzar un máximo en mayo de 2019 de 144 mil detenciones, en diciembre el flujo totalizó 40 mil migrantes.