Trastabillan los grandes

Balance de la jornada

Marlene Santos Alejo
Foto: Mexsport
La Jornada Maya

Lunes 3 de febrero, 2020

La presión empieza a hacer estragos en las Chivas que muy temprano, con toda la actitud y los mejores pronósticos, alistaron el torneo Clausura 2020, y tras una buena pretemporada prometieron ser galácticas, pero nomás no despegan. Ricardo Peláez comprobó con amargura que no siempre se cumple aquello de que al que madruga Dios lo ayuda.

Para la posteridad quedaron las imágenes del directivo al borde de su asiento, viva imagen de la tensión, santiguándose y aferrado a la estampita de su devoción, queriendo enviar ayuda divina al portero Raúl Gudiño, quien a la hora de atajar penales resulta patético. El tapatío desperdicia sus casi dos metros de estatura porque apenas atina a dejarse caer con resignada fatalidad.

El fracaso del Rebaño en la Copa Mx se consumó en medio de la aciaga semana. En partidos de Liga el Toluca y Atlético San Luis le quitaron el triunfo en los últimos instantes... El mundo al revés sigue con las desventuras del campeón Monterrey, ubicado en los últimos lugares, más los tropiezos de América y Cruz Azul para convertir a la Liga Mx en el torneo de los lamentos.

Las Águilas, con un partido pendiente, fueron humilladas por los insolentes Bravos de Ciudad Juárez, que les atizaron un 3-1 a domicilio. La expulsión de Jorge Sánchez le sirvió de pretexto a Miguel Piojo Herrera para justificar sus errores de planteamiento y el bajo nivel de su ataque. Toda la crítica y saña para el jugador juvenil y ningún reproche para el errático Guillermo Ochoa o el irrelevante Gío dos Santos.

Los regios están habituados a los malos comienzos. Tigres es un experto en flotar en la media tabla para no arrollar y poner de relieve su desmedido poder económico. En la recta final hará su clásico sprint, así que el revés sufrido en su visita al Pachuca no inquieta a nadie. A los Rayados tampoco les importa abollar la corona, parecen abocados por el momento a adueñarse de la Copa Mx y en cuartos de final van contra Santos.

Aunque Alejandro Irarragorri es enemigo de hacer grandes inversiones para reforzar a sus equipos, eso no le impide arremeter con el fuete a los estrategas, víctimas a modo del circo futbolero. Echó del timón rojinegro a Leandro Cufré y optó por Rafael Puente júnior, el del discurso motivador que hasta ahora critica mejor que como dirige, y cuyos bonos iban en franca caída.

Gran platillo brindaron Toluca y Cruz Azul. La Máquina de Robert Dante Siboldi acarició la victoria, pero terminó con la clásica cruzazuleada por una desatención de Jesús Corona. Los Diablos bordearon el veto, hubo un aviso en pantallas del estadio Nemesio Diez porque la afición –enardecida contra el arbitraje y secundando los iracundos reclamos de José Manuel Chepo de la Torre– lanzó el grito homofóbico.

El juego fue entretenido, pero tanto cementeros como mexiquenses demostraron sus carencias. Toluca se está convirtiendo en el preparador de Tigres, antes pulió a Luis Quiñones y ahora lo hará con el uruguayo Leonardo Fernández, propiedad de los felinos y principal figura en el empate del domingo; es decir, los choriceros no tienen nada.

Ya son varios torneos de buena exhibición. León y Querétaro están en la cima mostrando la consistencia y buen quehacer de los estrategas Ignacio Ambriz y Víctor Manuel Vucetich, animadores desde hace rato del grisáceo torneo, quienes junto con Guillermo Vázquez y Alfonso Sosa componen el selecto grupo de técnicos mexicanos que le ponen seriedad a una competencia que perdió mucho con el no descenso.

Por soberbia, Christopher Cuéllar puede empezar a extrañar a Charlyn Corral. Para el Tri femenil viene la etapa complicada en la disputa por un boleto a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. El martes enfrentará a Canadá en semifinales con la obligación de ganar para evitar al poderoso plantel de Estados Unidos. Luego de la ausencia del equipo en Río de Janeiro, la selección está obligada a ganar uno de los dos pases en disputa.

marlenexantosx@gmail.com