Diversos grupos étnicos, los primeros pobladores de América

'El Abuelo de Muknal' se acerca mucho más a grupos del este de Asia

Carlos Águila Arreola
La Jornada Maya

Cancún, Quintana Roo
Martes 4 de febrero, 2020

La suposición dogmática de que una sola ola migratoria llegó a América por el estrecho de Bering (Beringia, el territorio que hoy ocupan las penínsulas de Alaska y Kamchatka, Rusia) casi ha muerto; ahora, tras el estudio de cuatro esqueletos y cráneos de personas en cuevas subacuáticas de Tulum y que vivieron hace aproximadamente entre ocho mil y 14 mil años en lo que hoy es Quintana Roo, todo ha cambiado.

De acuerdo al espeleobuzo Jerónimo Avilés Olguín-Segovia, quien participó en el hallazgo de cuatro cráneos paleo-mexicanos encontrados en un vasto sistema de cuevas cerca de la ciudad de Tulum, las investigaciones revelan uno de los más grandes ensambles de esqueletos humanos en el continente americano.

“Demuestra una diversidad inesperadamente alta que sugiere que las teorías convencionales sobre la historia de la población en el continente son demasiado simplistas, pues las poblaciones iniciales de América del Norte eran más morfológicamente diversas de lo que se había supuesto, y esa diversidad se extendió a Centroamérica”, explicó.

En charla con La Jornada Maya, el espeleólogo subacuático mexicano diplomado en Bioarqueología y Antropología Física Forense, habló sobre el hallazgo de los restos de cuatro individuos recuperados en cavernas subacuáticas del municipio de Tulum, datos que ya se habían publicado científicamente y ahora suman algunos inéditos.

El investigador sostuvo que los hallazgos en los que ha participado desde 2004 significan para Quintana Roo más conocimiento de la historia de su poblamiento temprano en la península, México y el continente; es decir, que es muy posible que el primer hombre en América se haya asentado no sólo en la república mexicana, sino en lo que hoy es Tulum.

“En el estudio más reciente están incluidos los análisis de La Señora de Las Palmas (2004) y El Abuelo de Muknal (2012), que nos dejan ver cómo en esa época los humanos ya eran diversos; es decir, no había sólo un grupo étnico sino varios, morfológicamente distintos, lo que no se pensaba para esa época, datos que se basan en las medidas craneométricas”, mencionó.

“Es decir, con base a la forma de los cráneos se compara con otras poblaciones de distintas partes del mundo y La Señora de las Palmas se ubica alrededor de grupos más o menos de esa época, con cerca de 10 mil años de antigüedad, pero de Brasil, donde hay una colección muy rica de restos de humanos tempranos”, relató.

El Abuelo de Muknal se acerca mucho más a grupos del este de Asia, por lo que esos individuos son de los mejor conservados; es decir, tienen el mayor número de datos arrojados de cualquier cráneo incluido en el estudio, y estaban juntos en la misma cueva siendo de diferentes grupos antropomorfos; además, en un ritual mortuorio”, detalló.

Graham se quedó corto

Jerónimo Avilés refirió que hasta ahora se enseñaba que en América no había seres humanos hace unos 13 mil años, y autores como el escritor y reportero británico Graham Bruce Hancock, en su nuevo libro, America Before (América antes), intentan convencernos de que la última gran masa de tierra se pobló por primera vez más hace 13 mil años.

El también director del Instituto de Prehistoria de América citó que la mayoría de arqueólogos estarían de acuerdo en que cuando los niveles oceánicos fueron más bajos durante la última Edad de Hielo, las personas paleolíticas cruzaron Beringia, el puente terrestre que conectaba Siberia con Alaska, y entraron en el nuevo mundo, y que los primeros sudamericanos se aventuraron al sur desde América del Norte.

Sin embargo, un nuevo estudio ha demostrado que los primeros humanos en América del Norte y Central mostraron mayor diversidad en la morfología craneofacial de lo esperado. Uno de esos esqueletos humanos encontrados en cuevas subacuáticas de Tulum -van nueve-, tiene una antigüedad que va de los nueve mil, el más joven, hasta los 13 mil 500 el más antiguo.

“Graham no se equivocaba pero se quedó corto porque el primer ser humano ya estaba en América más de 500 años antes de los 13 mil, y hay pruebas de que no llegaron nada más así hace 13 mil 500 años, que es el cráneo datado más antiguo, lo que quiere decir que aquí los grupos habitaban de 13 mil a 15 mil años, probablemente más”, aseguró.

Avilés Olguín-Segovia, Mark Hubbe (Universidad Estatal de Ohio) y Alejandro Terrazas Mata (Universidad Nacional Autónoma de México) y otros colegas revelaron hace días en la revista científica estadunidense PLoS One que cuatro cráneos paleo-mexicanos encontrados en un sistema de cuevas cerca de Tulum sugiere que las teorías convencionales sobre la historia de la población en América son demasiado “simplistas”.

Las características típicas de los primeros sudamericanos son: cráneo estrecho y alargado, con una cara sobresaliente y órbitas relativamente cortas, y los primeros restos muestran una fuerte afinidad con los grupos australianos y africanos, lo que demuestra que conservaron el “patrón morfológico ancestral de los humanos modernos” y, como tales, los primeros mexicanos son más diversos, refirió.

También investigador del Museo del Desierto (parque Las Maravillas de Saltillo, Coahuila) y miembro del Grupo Espeleológico Ajau –por cumplir 23 años el 25 de febrero generando conocimiento y protección de cenotes y grutas en la península de Yucatán–, Jerónimo Avilés indicó que el hallazgo “pone a Tulum, Quintana Roo y la península en el mapa de poblamiento temprano del continente, un lugar que no se sabía para esos grupos humanos”.