El humano consume hasta cinco g de plástico a la semana, revela estudio

QRoo presentó una guía para disminuir su uso excesivo

Carlos Águila Arreola
Foto: Juan Manuel Valdivia
La Jornada Maya

Cancún, Quintana Roo
Domingo 9 de febrero, 2020

Incontables y milimétricos trozos de botella, etiquetas y bolsas de plástico degradan la ecología del Caribe mexicano, al enquistarse en corales y llenar los estómagos de los peces, y luego el de los humanos: el microplástico está presente en aguas y sedimentos marinos y permanecerá en el océano por décadas hasta desintegrarse.

Un estudio reciente encargado por el Fondo Mundial para la Naturaleza reveló que los microplásticos están presentes en agua, aire, suelo y alimentos, y que los humanos estarían consumiendo el equivalente a una tarjeta de crédito por semana; es decir aproximadamente cinco gramos de plástico, el equivalente al peso de una tarjeta de crédito.

Ocho millones de toneladas de plásticos terminan en el mar cada año, y otras 104 millones de toneladas métricas están en riesgo de entrar a los ecosistemas para el año 2030 si el enfoque de uso no se cambia drásticamente. Desde el año 2000 el mundo ha producido la misma cantidad de plástico que en todos los años anteriores, y un tercio contamina la naturaleza.

De acuerdo con el análisis Naturaleza sin plástico: evaluación de la ingestión humana de plásticos presentes en el medio ambiente, elaborado por Dalberg Advisor, basado en un estudio solicitado por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) y realizado por la Universidad de Newcastle, Australia, las personas consumen cerca de 2 mil pequeñas piezas cada semana, 21 gramos al mes, poco más de 250 gramos al año.

“Esos hallazgos deben ser una llamada de atención para los gobiernos. Los plásticos no sólo contaminan océanos y vías fluviales, acabando con la vida marina: están en todos y no podemos escapar del consumo de plásticos. La acción global es urgente y esencial para hacer frente a esta crisis“, señaló Marco Lambertini, director de WWF Internacional.

“Se necesitan tomar medidas urgentes desde los gobiernos, empresas y consumidores, y establecer un acuerdo con objetivos globales para hacer frente a la contaminación por plástico”, añadió.

Desatención

El estudio demostró una amplia gama en los patrones de ingestión. Considerando las limitaciones de ese campo de investigación, todavía en evolución, los resultados iniciales señalaron una tasa global promedio de ingestión de plástico por parte de los seres humanos, de aproximadamente cinco gramos por semana.

La fuente más grande de ingestión de plástico alrededor del mundo es el agua, tanto embotellada como de la llave (o grifo). De los productos consumibles estudiados, los de mayor registro de niveles de plástico son los mariscos, cerveza y sal.

El WWF está movilizando a las personas para apoyar la petición global de un tratado legalmente vinculante sobre la contaminación de plásticos en el mar, que ya ha obtenido más de 500 mil firmas; adicionalmente, se busca proporcionar apoyo financiero y técnico a los países de bajos ingresos para ampliar su capacidad de gestión de residuos.

La ingestión es sólo un aspecto de la contaminación por plástico, gran amenaza para la vida silvestre no sólo por medio del consumo de microplásticos, sino también del enmallamiento y la destrucción de sus hábitats.

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA, por sus siglas en inglés) estima el impacto anual sobre la economía marina en 8 mil millones de dólares. Se ha documentado que más de 270 especies han sufrido al quedar enredadas, mientras más de 240 especies han ingerido plástico.

Guía

El gobierno del estado de Quintana Roo presentó la Guía práctica para la disminución de plásticos innecesarios, dirigida a los sectores hotelero y turístico, con lo que la entidad es punta de lanza en ese tipo de proyectos, en alianza con la Agencia de Cooperación Alemana (GIZ, por sus siglas en inglés) y la empresa Geocycle.

Durante la primera etapa, la Secretaría de Ecología y Medio Ambiente (SEMA) registrará información de las diversas áreas que están inmersas en la generación de esos residuos. En el marco de la Ley para la Prevención, Gestión Integral y Economía Circular de los Residuos de Quintana Roo.

El principal objetivo de la Guía práctica es disminuir el impacto ambiental de los plásticos de un solo uso que acaban en el mar, y que afecta el equilibrio ecológico de la región. Las sesiones de implementación continuarán en algunos hoteles de Cancún y Riviera Maya como las cadenas Palace Resorts, Breathless Resorts, Moon Palace, Panamá Jack y Karisma.