Empresas solicitan Manifestación de Impacto Ambiental para parte costera de Holbox

Mena Villanueva puntualizó que el Plan de Manejo está en litigio

Carlos Águila Arreola
Foto: Gerardo Jaso
La Jornada Maya

Cancún, Quintana Roo
Domingo 16 de febrero, 2020

Por lo menos dos empresas ya ingresaron solicitudes de Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) ante la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) para la construcción de palafitos en la parte costera de la llamada Isla Grande, de la isla de Holbox, previstos en el Plan de Manejo del Área de Protección de Flora y Fauna Yum Balam.

El documento, actualmente en litigio tras su publicación en octubre de 2018 tras una espera de 24 años, establece que “en las subzonas de aprovechamiento sustentable de recursos naturales de la franja marina frente a Isla Grande podrán construirse palafitos, para lo que se deberá contar con un mínimo de 600 metros de frente hacia el golfo de México”.

Al respecto, el presidente municipal de Lázaro Cárdenas, Josué Nivardo Mena Villanueva, dijo que pese a ello y tras emitirse el Plan de Manejo, ninguno de los interesados se vio beneficiado, pues no resultó ni a favor de los ambientalistas, ni de los empresarios, ni del gobierno y, sostuvo el funcionario, “muy castigado; porque son 40 kilómetros de playa y no el pedacito donde el Grand Island Cancun quiere hacer alrededor de 3 mil cuartos.

“Eso es una especie de injusticia, al no dar oportunidad de trabajo, y de desarrollo personal y familiar en su economía a los lázarocardenses. El dictamen del Plan de Manejo autoriza 800 palafitos en los 40 kilómetros de playa, y detalla cómo se deben construir: se trata de edificaciones con pilotes dentro del mar para no interrumpir los flujos naturales, lo que da la oportunidad de no destruir dunas ni manglares”, dijo.

Puntualizó que los palafitos están autorizados a la orilla de la playa de la llamada Isla Grande; es decir, hacia donde se ubica la zona hotelera de la ínsula, hacia Punta Mosquito.

Mena Villanueva puntualizó que aunque el Plan de Manejo está en litigio no está emplazado a medidas precautorias, por lo que si mañana cualquier empresa se decide a construir lo puede hacer “sin violentar los detalles contenidos en el Plan de Manejo del Área de Protección de Flora y Fauna Yum Balam, ya publicado”.

“Debemos de saber que el hecho de que ya esté (el plan) publicado implica que cualquier interesado debe presentar su proyecto y su respectiva solicitud de MIA a la Semarnat, quien será la que autorice o no, si es o no viable y si se está evadiendo algún detalle que no estuviere publicado y cualquier otra eventualidad, yo sólo puedo dar los permisos de construcción siempre y cuando me exhiban el permiso ambiental”.

Mena Villanueva indicó que las empresas ya presentaron su solicitud de MIA porque, si no lo hacen, van a perder su oportunidad y derecho de construir los palafitos, y recordó que la empresa mayoritaria es la inmobiliaria ARA, que tiene los derechos para edificar sobre 11 de los 40 kilómetros autorizados en el Plan de Manejo.

“A mí que me traigan la MIA y si ésta dice ‘están autorizados 100 palafitos en 11 kilómetros’, yo firmo de inmediato los permisos de construcción sin ningún problema; pero si no hay autorización de la autoridad federal de por medio, no hay poder humano que permita la edificación de cualquier tipo de vivienda en la Isla Grande”, aseguró.

Recordó que el Consejo Asesor en el que participaron todas las fuerzas económicas de la ínsula en el que no participó, se solicitaba la construcción de miles de cuartos e incluso se tuvo que echar mano de la empresa de consultoría canadiense Stantec para dirimir diferencias, la que justificó construir hasta 9 mil cuartos en la Isla Grande.