La música, valiosa herramienta para la resistencia lingüística

A través de las canciones en lengua maya que se puede sentir lo que representa pertenecer a esta cultura

Juan Manuel Contreras
Foto: Facebook Juumil Moots
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Viernes 21 de febrero, 2020

Yazmín Novelo Montejo es una incansable activista por los derechos lingüísticos y una virtuosa música en lengua maya. Su banda, Juumil Moots (Sonido de Raíz), lleva dos años activa y se han presentado en foros a nivel nacional e internacional.

Ella encontró en la música la manera de resistir y preservar el patrimonio cultural de Yucatán.

Para saber cómo se vive la resistencia lingüística desde la música, Yazmín asegura que primero es necesario entender que cuando una lengua está en camino a perderse, esto se relaciona con los ámbitos en los que cae en desuso.

“La lengua maya ha perdido muchos de esos ámbitos, como el familiar, comunitario, laboral, lúdico y educativo, por mencionar algunos. En algún momento el pueblo maya vivió con plenitud esos espacios, antes del encuentro de culturas”, explicó.

Salvar al idioma

Yazmín Novelo considera que la música pertenece a uno de esos ámbitos, y es por ello que trata de recuperarlo. “Se hace mucho para enseñar a la gente a leer y escribir; y no es que no sea importante, pero se ha enfatizado en el trabajo educativo, como si la escuela por sí misma pudiera salvar a la lengua”, acotó.

Para Novelo Montejo, revitalizar la lengua es una tarea más compleja. “Sí tiene que ver con el ámbito educativo, pero también con el goce del hablante”, aclaró. “Si el hablante no puede gozar, disfrutar, cantar y bailar en su lengua, es una lengua muy relacionada con los estereotipos sobre lo maya”, detalló.

“predomina el estereotipo de museo, que es una lengua sagrada en la que sólo se pueden hacer ciertas cosas como literatura, dramatizaciones, teatro, entre otras. Pero la realidad es que se trata de una lengua viva que permite expresar frustraciones, enojos, insultar, incluso bacilar y bromear”.

Añadió que ahí es donde radica la revitalización, en el ámbito del goce, la espiritualidad y emocionalidad, pues consideró que es a través de las canciones en lengua maya que se puede comenzar a sentir lo que representa pertenecer a esta cultura.

Yucatán, tierra fértil para creadores mayas

A decir de Yazmín, nuestro estado es tierra fértil para los creadores en lengua maya, pues pese a que en la península existen ligeras variantes del idioma, los mayahablantes pueden entenderse, a diferencia de lo que sucede con otros idiomas, como el náhuatl, que se integra por diversos dialectos.

También existe una gran tradición literaria en el cultivo de esas formas artísticas, el cual se puede aprovechar para expresar pensamientos en maya, y hay muchos jóvenes interesados en combinar su lengua con lo que son ahora. “El desafiar la imagen del indígena. Ellos no tienen miedo a usar sonidos como el rock, el rap o el reggae. Se atreven a salirse de esos parámetros”, celebró.

En cuanto a los puntos débiles en la música, reconoció que es muy difícil encontrar espacios, sobre todo en lengua maya. “Producir un buen disco cuesta y muchos de nosotros lo hacemos con inversión propia. Instrumentos, preparación y la escasez de sitios que valoren el trabajo del músico son las principales dificultades”, advirtió.

Urgente apertura para propuestas en lengua maya

“Además, cuando se hace en maya, se tiene la idea errónea de que los músicos mayas sólo podemos estar en espacios dedicados a la cultura étnica, como los organizados por el gobierno, y es poca la gente que se atreve a abrir espacios como bares y cantinas, por temor a que la gente no lo acepte”, lamentó.

No obstante, la activista aclaró que no se trata de una cuestión de discriminación, sino de desinformación sobre la capacidad universal de utilizar la música como un medio de expresión, lo que deriva en desconfianza por parte de los propietarios de foros de espectáculos que, en su mayoría, buscan propuestas “consumibles”.

También existen fenómenos como el hecho que la producción cultural represente a los mayas de cierta forma, como el teatro regional, por ejemplo.

“Por la difusión de esa imagen existe ya un lugar destinado para ser maya, y cuando escuchan que hay un grupo que no cabe dentro de ese estereotipo, es una grata sorpresa para la gente, pues se presta a ampliar el panorama que se tiene sobre la lengua y cultura maya”.

“La escena musical maya es una de resistencia y que requiere de unidad y cohesión. No peleamos por la supervivencia de un grupo, sino resistimos para la revitalización y el futuro de la lengua”, precisó.