Camila Prins, primera mujer trans que encabeza 'Colorado do Brás'

Río de Janeiro vibró todo el fin de semana con fiestas callejeras

Ap
La Jornada Maya

Sao Paulo, Brasil
Lunes 24 de febrero, 2020

Cuando Camila Prins llegó a donde se realiza el carnaval de Sao Paulo vestida con traje de plumas que se ajustaba a su cuerpo sinuoso, la bailarina cumplió un sueño de hace casi tres décadas.

Recordó que la primera vez que quiso ser mujer fue a los 11 años, cuando, como a los otros niños, le dieron permiso de vestirse como niña debido al carnaval. Este fin de semana, fue la primera transgénero en encabezar la sección de percusiones de una de las mejores escuelas de samba de Brasil.

De 40 años, fue escogida madrina de la escuela Colorado do Brás, papel que ambicionan decenas de modelos y celebridades de la televisión. Su deber era bailar contagiosamente durante 65 minutos frente a los percusionistas mientras los jueces evaluaban el desfile de los grupos.

"Me siento muy emocionada porque esto muestra que podemos estar en cualquier lugar, incluso ser dueñas de una escuela de samba", señaló Prins a The Associated Press antes del desfile. "Pronto verán a muchas otras chicas transgénero, que les fue más fácil que a mí".

Colorado do Brás, que ascendió a la mejor liga de samba de Sao Paulo hace dos años, tomó una decisión audaz al elegir a Prins para el papel de reina, a pesar de que en el carnaval pocas cosas no se han probado.

Las personas transgénero siguen siendo un tabú entre los brasileños, incluso en Sao Paulo, la ciudad más cosmopolita del país y sede del desfile de orgullo gay más grande del mundo. Brasil tiene más asesinatos de travestis y personas transgénero en el mundo. En 2019, mataron a 124, de los cuales 21 casos fueron en ese estado.

Como madrina, Prins acompañó a una reina de percusiones y juntas, con su belleza y atractivo sexual, bailaron para deslumbrar a los que acudieron al Sambódromo.

Colorado do Brás terminó el desfile de 2019 en el puesto número 11. Para este año, los directores de la escuela de samba decidieron intentar algo diferente, ya que el grupo tiene menos recursos que las escuelas de samba más ricas. Sus carrozas y trajes eran mucho menos ostentosos que los principales competidores.

Feliz por papel destacado en el carnaval

Keila Simpson, presidenta de la Asociación Nacional de Travestis y Transexuales de Brasil, está feliz de que Prins ganó un papel destacado en el carnaval.

Río de Janeiro vibró todo el fin de semana con los carnavales callejeros y se volcó la noche del domingo hacia los desfiles en el Sambódromo, marcados por una fuerte coloración de crítica política y social. Un Jesús nacido en la favela, homenajes a indígenas, a artistas negros y a las religiones afro-brasileñas: las escuelas de samba subieron el tono, en un Brasil donde la fiesta más grande del mundo está bajo la mira de las iglesias neopentecostales, sumamente influyentes en el gobierno de Jair Bolsonaro.

"Es un carnaval con muchas protestas para que el mundo vea lo que sucede aquí", afirma Camila Rocha, una treintañera lista para entrar en la pista de 700 metros del Sambódromo con la escuela Estácio de Sá, que consagra su desfile de este año a representar la historia de la piedra.

Con mucha diamantina, carrozas alegóricas, miles de integrantes y una poderosa batería de percusión, 13 escuelas tendrán entre 60 y 70 minutos para encantar a los jurados y a unos 70 mil espectadores, en una fiesta que se extenderá dos noches hasta el alba.

Sao Clemente abrirá los desfiles del lunes con referencias a las "noticias falsas" y otros episodios de la campaña electoral y el primer año de gobierno de Bolsonaro.

Mocidade Independente pondrá en escena la trayectoria de la cantante negra Elza Soares y, a sus 89 años, sigue siendo icono de la lucha feminista.