De nada sirve paro nacional de mujeres sin iniciativas de ley: juristas

El Estado es ajeno al dolor de la población femenina, señala Alejandro Betancourt

Carlos Águila Arreola
Foto: Notimex
La Jornada Maya

Cancún, Quintana Roo
Lunes 24 de febrero, 2020

El paro nacional de mujeres es la más grande demostración de hartazgo de la sociedad ante la violencia que sufren niñas y mujeres, pero ese o cualquier otra manifestación será una pérdida de tiempo si no se aterriza en una iniciativa de ley o no lleva una propuesta jurídica de por medio, mencionaron especialistas jurídicos.

De acuerdo con el Centro de Investigación de la Mujer en Alta Dirección (CIMAD) el lunes 9 de marzo se detendrá 48 por ciento del personal laboral, que equivaldría a perder 26 mil 370 millones de pesos.

Alejandro Betancourt Pérez, ex presidente del Colegio de Abogados Postulantes de Cancún, añadió que “de nada sirve tanto movimiento social si no hay una respuesta por parte del Estado mexicano”.

Lamentó que el “Estado es ajeno a su dolor y su paro será absurdo: ni siquiera debieran hacerlo porque tendría que aplicarse la ley”.

José Juan Chilón Colorado, dirigente del Consejo de Licenciados en Derecho, Juristas y Litigantes de Quintana Roo, dijo por separado que “desde el punto de vista jurídico, (el paro) es una pérdida de tiempo; la autoridad es tan indolente que no contempla el sentir de las mujeres”.

López Obrador descalificó la iniciativa al decir que es promovida por la derecha, lo que provocó aún más disgusto y una respuesta más enérgica de la sociedad.

“La actuación del gobierno federal raya en el machismo; no hay políticas públicas ni proyectos para mujeres, así que todo movimiento social –todos son buenos– debe ser escuchado por las autoridades de los tres niveles, pero sobre todo por el Poder Legislativo porque si no tenemos leyes que garanticen el respeto a las féminas se quedan en una protesta más”, acotó Chilón Colorado.

Sostuvo que “cualquier movimiento de la sociedad merece respaldo si tiene como objetivo reivindicar luchas sociales, pero es una pérdida de tiempo si no aterriza en una iniciativa de ley o si no lleva una propuesta jurídica de por medio. Si sólo es fruto de un justo reclamo –válido, eso sí– y la impotencia ante la nula actuación oficial, si no tiene sustento jurídico, es una pérdida de tiempo”.

Reconocer, no evadir

Adrián López Sánchez, presidente en Cancún de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), lamentó “el brutal incremento de 137 por ciento en feminicidios en el país y Quintana Roo, porcentaje superior a la incidencia de cualquier otro delito. Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), 50 por ciento de asesinatos contra mujeres son perpetrados por su pareja, y 30 por ciento se cometieron en el hogar conyugal”.

Dijo que además de apoyar el paro del 9 de marzo, proponen al gobierno federal reconocer la problemática y no evadirla, homologar el tipo penal en el país, fortalecer los mecanismos de denuncia y dar seguimiento a las víctimas, así como destinar presupuesto para capacitar al personal de las fiscalías para hacer más efectivas las políticas contra ese delito.

El dirigente en Cancún de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), Marcy Bezaleel Pacheco, comentó de lado que 60 por ciento de la plantilla laboral de los comederos del municipio son mujeres, y más de la mitad son sostén de sus hogares: “Tenemos que hacer algo para contribuir a la protección de las féminas porque son el alma y piedra angular del gremio”.

Rocío Mena Réndiz, presidente de la Asociación de Relaciones Públicas de la Riviera Maya, adelantó que el organismo también se suma al llamado que, de acuerdo con un estudio de la plataforma Xpectus, es apoyado por 67 por ciento de las interacciones en redes “debido a que los internautas consideran que es una alternativa inteligente contra la violencia de género”.

Al mismo tiempo, Inna Germán Gómez, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) del Caribe, se sumó al llamado y pidió la empatía del sector empresarial con el llamado M9, que busca demostrar la importancia de la mujer en la sociedad actual, y pidió que no se descuente el día “a las chicas que no laboren el 9 de marzo”.

En caso de que por algún motivo las mujeres no puedan unirse, por la naturaleza de sus actividades laborales, se les pide vestir de negro o morado, o llevar un moño negro cerca del corazón, como símbolo de luto por las mujeres que han sido víctimas de la violencia machista.

A la convocatoria se han sumado colectivos feministas, escuelas, universidades, artistas, celebridades y establecimientos comerciales, así como instituciones partidos, asociaciones políticas y dependencias como la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), que por separado dijeron ser sensibles a la “grave crisis de violencia que viven las mujeres”.