El jueves, Yucatán dará a conocer su postura sobre conflicto limítrofe

El primer interesado en la controversia reúne documentos históricos

Jairo Magaña y Graciela Ortiz
La Jornada Maya

San Francisco de Campeche/Mérida
Miércoles 26 de febrero, 2020

El día de mañana, el estado de Yucatán dará a conocer su postura sobre el conflicto limítrofe, e informará las posibles acciones que tomaría para resolver la controversia, informó el secretario general de Gobierno de Campeche, Pedro Armentía López.

El funcionario sostuvo una reunión con el gobernador campechano, Carlos Aysa González, el senador yucateco, Jorge Ramírez Marín, y Pablo Gamboa Miner, ex diputado federal, en donde abordaron el tema territorial.

Armentía López dijo que la reunión con los priístas fue "de amigos", pero discutieron el conflicto en la Península de Yucatán; por ello, el primer interesado reúne documentos históricos referentes al tema.

Tanto el gobernador de Campeche como Armentía López, Ramírez Marín y Gamboa Miner coincidieron "en que todo deber ser conforme a la legalidad y que cada parte debe defender la soberanía de los estados así como el territorio".

Acciones legales

El presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política del Congreso del Estado de Yucatán, Felipe Cervera Hernández, aseguró desconocer la reunión realizada el martes entre Aysa González, Armentía López, y los políticos Ramírez Marín y Gamboa Miner.

Sostuvo que fue desde el Congreso de Yucatán que trabajaron la iniciativa presentada por el Congreso de Quintana Roo; "desde eso se trabajó en conjunto con los otros dos poderes del estado para presentar todas las acciones legales".

Sobre las declaraciones de Aysa González que él y sus alcaldes estaban "decididos a todo" para defender su territorio, Cervera dijo ser respetuoso de su postura, pero "nuestra principal herramienta son las armas jurídicas (…) No tendría porqué haber una afectación para el territorio yucateco".

La diputada priísta, Lila Frías, dijo que hay que aterrizar este asunto a la situación actual, y cuestionar las implicaciones para quienes viven y tienen propiedades en esas áreas en el momento que se genere algún movimiento limítrofe.