Bolivia y España acuerdan retomar relaciones diplomáticas

En enero, el gobierno de facto de Jeanine Áñez expulsó a la encargada de negocios de España

Ap
Foto: @KarenLongaric
La Jornada Maya

La Paz, Bolivia
Domingo 1 de marzo, 2020

Bolivia y España acordaron el domingo iniciar la normalización de las relaciones entre ambos países tras un incidente diplomático hace dos meses, informó la cancillería boliviana.

La canciller Karen Longaric y la ministra de Asuntos Exteriores de España, Arancha González Laya, se reunieron el domingo en Uruguay tras el incidente del pasado 27 de diciembre, cuando aparecieron funcionarios españoles en la residencia de la Embajada de México en La Paz con el rostro cubierto.

“En este encuentro se ha acordado normalizar e impulsar las relaciones entre Bolivia y España. Dos pueblos unidos por la historia y los valores de la democracia”, informó la cancillería boliviana mediante su cuenta de Twitter.

“Me he reunido con la canciller de Bolivia, Karen Longaric, acordamos iniciar proceso para normalizar nuestras relaciones. Acordamos estrechar las relaciones entre nuestros países”, escribió la ministra española en su cuenta de Twitter.

En enero el gobierno de la presidenta interina Jeanine Áñez expulsó a la encargada de negocios de España, Cristina Borreguero, después que se presentó en la residencia de la Embajada de México con funcionarios españoles con el rostro cubierto, generando desconfianza en las autoridades bolivianas.

En la residencia de la embajada de México en La Paz se encuentran asilados siete ex autoridades del gobierno del ex presidente Evo Morales, que renunció tras fuertes protestas postelectorales y está actualmente refugiado en Argentina.

El ex ministro de Gobierno y brazo de derecho de Morales, Juan Ramón Quintana, se encuentra entre las ex autoridades. Quintana tiene denuncias penales y una orden de aprehensión.

El gobierno de Áñez acusó a España y México de intentar ayudar a los acusados a escapar. España negó la acusación.

Morales, que gobernó 14 años Bolivia, tras su renuncia el 10 de noviembre se fue asilado a México.