En foro, defensores del territorio maya cuestionan impacto de megaproyectos

Tren Maya debe apostar por ser un proyecto sustentable

Abraham Bote
Foto: Fernando Eloy
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Martes 3 de marzo, 2020

“Si no hay territorio, no hay lengua; si no hay lengua, no hay cultura, entonces tenemos que defender a nuestra tierra , la cultura”, manifestó Gregorio Hau Caamal, integrante de Asamblea de Defensores del Territorio Maya Múuch’ Xíinbal.

Activistas y defensores del territorio maya externaron su preocupación ante diversos proyectos, como el Tren Maya, que para ellos amenazan los recursos naturales, la forma de vivir y cultura de los pueblos mayas, pues se instalan sin consultarles.

Expusieron cómo las empresas vienen e impulsan “conquistas territoriales” para instalar estos proyectos: parques eólicos, solares, granjas de cerdos, turismo verde, o como el Tren Maya. “Sentimos temor por la pérdida que traerá esos impactos en la cultura, lengua, montes, animales, cenotes y más”, señalaron en el foro Justicia, impactos socioambientales y políticas públicas: proyectos de gran escala en Yucatán, que se realizó este 3 de marzo en el Cinvestav Mérida.

Gregorio Hau recalcó que no están en contra del progreso, del desarrollo, ni de las energías limpia, sino en contra de cómo se implementan los proyectos y sus irregularidades, las cuales vulneran al pueblo maya y sus recursos naturales.

Por eso, indicó que como pueblo maya se están organizando para denunciar las malas prácticas de las empresas y para cuidar la tierra, el agua y los bosques. Sin embargo, legalmente “nos están quitando, despojando de nuestras tierras”, por eso también luchamos por la vía legal, precisó.

Por su parte, Noemí Martínez, también de Múuch’ Xíinbal, indicó que los empresarios han sido privilegiados por todas las instancias de gobierno para poder construir los megaproyectos a pesar de sus irregularidades y el despojo realizado a las tierras mayas.

Además han querido silenciar la resistencia maya y se ha criminalizado la defensa del territorio al llamarlos revoltosos, desestabilizadores, radicales; “como si defender la vida no tuviera que ser desde una postura firme”, manifestó.

Tren Maya

El tren es un medio de transporte confiable y limpio, genera menos emisiones contaminantes que los autos y, al ser un transporte colectivo, reduce el uso de muchos autos, indicó Casandra Reyes García, investigadora del Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY).

No obstante, señaló que lo preocupante no es el tren sino el proyecto integrado de desarrollo que va ligado a éste; es decir, los polos de desarrollo ligados a las estaciones que más bien son ciudades, de lo que no se ha dado gran detalle pero podría ocasionar la pérdida de vegetación importante y la saturación de servicios como el agua y la electricidad, añadió.

La académica dijo que son 18 estaciones de las que no se sabe bien dónde se van a instalar, pero en Bacalar y Cobá ya les han pedido a los ejidos mil hectáreas para los polos de desarrollo.

Otra problemática que pudiera traer el tren es la migración de Centro y Sudamérica, que se daría por las distintas conexiones que tendrán, las distintas economías mundiales que apostarían por él, aunado a la construcción de los diversos polos, para encontrar un empleo y ya no tener que ir hasta Estados Unidos.

Caso Holbox

Por otro lado, la investigadora advirtió que de no tomar las medidas necesarias y consideraciones sobre el tema, podría suceder lo que pasó en Holbox en 2018, donde no se tomó en cuenta la capacidad de carga del sitio, se llenaron los cuartos de hotel y el sistema de agua potable y electricidad colapsó; las aguas negras rebosaron.

Para Reyes García es importante incluir a las comunidades mayas en este proyecto de reordenamiento territorial y apostar por un crecimiento más sustentable y menos depredador “si queremos seguir tomando agua y respirar”.

Cuando el concreto se impone

“Cuando el concreto se impone, el paisaje natural cambia, los cerros desaparecen bajo el extractivismo y se transforma el paisaje cultural de solares arbolados en lotes que integran planchas de concreto, reflexionó Aurelio Sánchez Suárez, profesor investigador del Centro de Investigaciones Regionales “Dr. Hideyo Noguchi” de la UADY.

Cuando el concreto se impone, agregó, lo saberes del solar no tienen cabida, la autosuficiencia alimentaria se reduce, la naturaleza es desplazada y el agradecimiento a los dueños del monte, del viento y el agua ya no es posible, el capitalismo gana.

Cuando el concreto se impone, la casa de los mayas empieza a morir, la filosofía maya para habitar el territorio se desvanece. Las políticas públicas de los gobiernos, las ofertas de estos megaproyectos, el Tren Maya, los polos de desarrollo, traen una lógica de vivienda de concreto, de interés social donde no tiene cabida la filosofía maya, expresó.