Decidieron desaparecer

El 9 de marzo marca historia

La Jornada Maya
Foto: Israel Mijares

Martes 10 de marzo, 2020

Las mujeres decidieron desaparecer y resaltar su fuerza en contra de la violencia de género, del machismo que sufren cada día, en las calles, en sus casas, en el trabajo, en la vida, fue un mensaje reflejado en miles de espacios vacíos, entre ellos los de La Jornada Maya.

Este lunes, la ausencia de nuestras compañeras significó la falta de la mitad del equipo de diseño, de prácticamente la totalidad de quienes arman la sección Quintana Roo y la imposibilidad de elaborar nuestra contraportada en maya, K'iintsil.

También los turnos de nuestra sección digital quedaron a medias. Esto sucedería si nuestras compañeras desaparecieran como pasa con muchas mujeres, secuestradas, violadas, utilizadas como objetos, asesinadas cada día, a una cuenta promedio de 10…

La edición de este día no es mostrar la fuerza de trabajo que representan, refleja más el coraje y el miedo de salir cada día sin la garantía de regresar, por ser mujer, porque parece ser un defecto, una desventaja.

Nuestras páginas tienen un espacio vacío por ellas, cuatro de cada 10 en esta empresa son mujeres, están en todos los puestos, directivos y operativos.

Es el efecto de no contar con nuestras compañeras, con las que convivimos día a día, damos forma a las páginas y a las notas para su edición en Internet, conversamos, bromeamos, reímos e intentamos levantarnos el ánimo también, pero sabemos que la situación es desigual, y que cada día significa una lucha constante por cambiar la mentalidad que rige, la que las aplasta, las desaparece.

La Jornada Maya es de mujeres, reflejan su creatividad y trabajo en nuestra página dedicada a la lengua maya, en la sensibilidad e inteligencia de nuestras editoras, reporteras, en el diseño, en la rapidez de la información en nuestro espacio virtual, en el trabajo administrativo y operativo.

Pero estamos atentos de cualquier manifestación y ataque en contra de la mujer, nuestra responsabilidad es la difusión de la información que sirva para tomar decisiones, para mejorar la vida de las personas.

Jamás estaremos ajenos del ambiente de indiferencia, de violencia, en espacios institucionales e informales, en las calles, en los hogares, porque es necesario hablarlo, investigarlo, para visibilizar lo que parecía que era natural por cientos de años, y que ahora avergüenza.

Algunas mujeres no pudieron desaparecer, les fue imposible, porque son víctimas de injusticia laboral, de mejores condiciones educativas, de oportunidad y no se pueden permitir un día para no estar, porque viven al día, porque luchar por la vida es todo el tiempo, porque muchos dependen de ellas.

Otras más no se enteraron, y si lo hicieron, no lo visibilizan, falta mucho por cambiar el esquema que permita de manera natural una cultura de equidad, que rechace a la violencia de modo tan fácil, como el respirar.

El 9 de marzo marca historia, lo que viene debe cambiar, pero serán otras 10 víctimas más, seguirá al acoso en las escuelas, en los trabajos, en las calles, seguirá el machismo con sus efectos, aunque ahora con la resistencia cada vez más constante y visible, con más intensidad y unión.

Mérida, Yucatán
contacto@lajornadamaya.mx