Caminar de la mano

La Resaca 2.0

Normando Medina Castro
Foto: Marco Peláez
La Jornada Maya

Jueves 12 de marzo, 2020

El tiempo de acabar con las simulaciones, de conducirnos como si se respetaran los derechos humanos de manera automática, como si el cambiar de gobierno y de régimen hubiera transformado todo y no faltara un proceso doloroso en el que todos tenemos que participar y aportar nuestro grano de sacrificio, de sangre sudor y lágrimas.

Todos los movimientos supremacistas, por justos que parezcan a primera vista, son negativos y contribuyen a debilitarnos como sociedad y como país.

Sólo unidos podemos terminar con las violaciones a los derechos humanos y acabar con la simulación de muchas instituciones que caminan con demasiada lentitud hacia la meta de vivir, en un auténtico estado de derecho.

Aquí y ahora, hic et nunc, dijeran los latinos, hombres y mujeres tienen que caminar de la mano, sin importar preferencias sexuales, culturales, nivel socioeconómico o creencias religiosas, todos unidos para frenar la violencia y la inseguridad que fustigan a todos, en mayor o menor medida, y para reducir las brechas sociales.

Juntos tenemos que buscar y hacer viables las políticas públicas que protejan a las víctimas de manera pronta y expedita para resguardar su integridad y su patrimonio, en lo preventivo y en lo reactivo, de manera oportuna. Cuántas vidas pudieron haberse salvado si las autoridades hubieran atendido las quejas y los llamados de auxilio de manera eficiente, sin formalismos ni trabas burocráticas.

Muchas mujeres han perecido por lo complicado que resulta poner una denuncia por violencia y maltrato. Mujeres y hombres que han pagado la falta de interés y conciencia de ministerios públicos corruptos que sólo se mueven por dinero.

Definitivamente hacen falta políticas públicas eficaces que acaben con los trámites lentos, engorrosos, a veces absurdos, y para sanear la actuación de las fiscalías y los juzgados. Aquí no caben los gritos histéricos de una oposición antinacionalista que lejos de sumarse solidaria y honestamente a estas causas, se mueve únicamente hacia lo que dañe al gobierno federal del país. Y toman partido, no por los intereses mayoritarios, sino de las cúpulas empresariales y de los políticos corruptos que fueron desplazados por el voto mayoritario, entre los que se cuentan ellos. El tejido social en México está roto desde hace varios sexenios y hay que recuperarlo, rehabilitarlo, sanarlo y fortalecerlo con la educación familiar y comunitaria en valores. Es un proceso lento, pero necesario, en el que tienen que participar ciudadanía y los tres niveles de gobierno con las políticas públicas adecuadas para alcanzar este fin superior.

El mundo está en una crisis financiera en la que los costos más altos serán para las naciones menos desarrolladas política, económica y socialmente, sobre todo, para los países más dependientes, con producción insuficiente y con mercados internos débiles.

México necesita mujeres y hombres de empresa nacionalistas y con valores morales. Lo mismo vale para políticos, comerciantes, trabajadores, etcétera. Un poco de amor por México, aunque sea un poco. Cuánto talento se ha perdido en el océano de la corrupción, la amoralidad y la codicia insaciable.

Caen las bolsas

La crisis económica mundial golpeó a todos en el llamado lunes negro al inicio de esta semana. La bolsa de valores de Londres cayó 8 por ciento, la de Nueva York, más de 7 por ciento en pocos minutos por lo que cerraron para realizar ajustes y al término de la jornada el índice Dow Jones perdió 7.8 por ciento. La bolsa de valores de Milán perdió 11.7 por ciento. La de París el 8.3 por ciento. La alemana de Frankfurt perdió el 7.9 por ciento, y la bolsa de valores de Madrid el 7.9 por ciento.

Por su parte, la Bolsa Mexicana de Valores perdió 6.4 por ciento y el peso cayó hasta poco más de 21 unidades por dólar. El precio del petróleo cayó en el mundo a niveles mínimos. El crudo mexicano se cotizó el martes en 27.40 dólares el barril. Esto obedece a la ley de oferta y demanda trastocada en parte por el coronavirus, pero en mayor medida por la guerra de precios entre Arabia Saudita y Rusia que saturan el mercado con petróleo barato. No faltan los opositores del gobierno actual de México que buscarán sacar provecho, sin ningún pudor, sin respeto a la inteligencia ni cariño a su país. Ufff.

Nuevo miedo

El miedo se apoderó de Chetumal, la capital de Quintana Roo, el martes de esta semana. Y no fue por coronavirus ni el lunes negro que reflejó la crisis financiera mundial, sino por la burda e irracional violencia que ha elevado la inseguridad ciudadana a niveles que no se habían padecido. La situación fue tal, que incluso causaron impacto rumores falsos sobre un código rojo que, afortunadamente, desmintieron rápidamente las autoridades.

En pleno centro de la ciudad, por la mañana, una mujer fue despojada, a punta de pistola, del efectivo que había retirado del Banejército pocos minutos antes. Después del mediodía, un hombre fue ejecutado en su domicilio a unos metros del popular Parque del queso, en el fraccionamiento Plutarco Elías Calles. En el estacionamiento de un centro comercial un individuo fue “levantado”, y en el operativo para ubicarlo, la policía y la Guardia Nacional localizaron en un domicilio de la calle Tela con la avenida Cuatro de Marzo de la colonia Fidel Velásquez, a cuatro individuos maniatados con cinta industrial. Los patrullajes para inhibir a los delincuentes son inexistentes, o simplemente no se perciben.

Es muy lamentable que un avión de la aerolínea Volaris, de la ruta Ciudad de México-Chetumal, debido al incendio de un motor fue desviado y obligado a aterrizar en Cancún por la falta de equipos de emergencia en el aeropuerto chetumaleño. Ese es el hecho, aunque ASA, concesionaria de la estación aeroportuaria de Chetumal diga que sí cuentan con equipos de emergencia.

Las autoridades deben realizar una investigación a fondo para garantizar la seguridad y la tranquilidad de los usuarios del aeropuerto de la capital quintanarroense, ya que además, como fue anunciado recientemente por el gobierno estatal y la empresa, a partir del primero de junio entra en operación Aeroméxico con la misma ruta Ciudad de México-Chetumal.

Los nuevos vuelos, de acuerdo con las autoridades, fortalecerán el turismo y la actividad económica de la alicaída ciudad fronteriza. No estaría de más cuidar también la imagen urbana, los servicios públicos y el combate a la inseguridad para garantizar una sana y agradable estancia a los visitantes. En fin, son cosas que pasan en nuestro país y en nuestro caribeño estado.

¡Hasta la próxima!

profenor1960@hotmail.com