Posposición de pretemporada y fase regular dejan a la LMB en el limbo

Muy duro golpe para jugadores, directivos y todos los involucrados con el béisbol

La Jornada Maya
Foto: Antonio Bargas Cicero

Mérida, Yucatán
Lunes 16 de marzo, 2020

La Liga Mexicana de Beisbol y sus equipos entran a territorio desconocido.

La suspensión de la pretemporada y la posposición del inicio de la temporada regular crea una situación compleja para directivos, couches, jugadores y personal de los diferentes clubes y una avalancha de preguntas con muy pocas respuestas hasta ahora.

El sábado, poco después, de que el juego programada para ayer entre Leones y Piratas en Espita fue pospuesto en apego al plan de contingencia del Gobierno de Yucatán para evitar la propagación del COVID-19, la LMB dio a conocer que “la pretemporada de todos los equipos que integran nuestro circuito queda oficialmente suspendida y el inicio de la temporada 2020 se aplaza para el lunes 11 de mayo del 2020; en tanto no haya un nuevo aviso, de conformidad con las autoridades sanitarias del Gobierno Federal”. El arranque estaba programado para el 6 de abril.

Estas medidas, añade el circuito, “obedecen a seguir los lineamientos de reprogramación de eventos de concentración masiva, dados a conocer en conferencia de prensa este sábado 14 de marzo por Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, así como en la coordinación de la Presidencia Ejecutiva de la LMB con los equipos asociados”. No podemos ocultar, señala “que estas disposiciones tienen una afectación económica en cada uno de nuestros clubes; sin embargo, nuestro mayor interés es salvaguardar la salud e integridad de todos los que forman parte de la comunidad del beisbol en nuestro país y la sociedad en general”.

La Liga Mexicana invita “a toda nuestra afición y a todos los mexicanos a que actúen de forma responsable, a que sigan las recomendaciones en materia de salud pública y eviten cualquier evento masivo en este periodo de contingencia sanitaria”.
En 2009 las fieras tuvieron que jugar una serie en el Kukulcán sin público y otros partidos en gira sin gente, como parte de las medidas que se tomaron por la epidemia de la influenza. Sin embargo, nada como esta situación, que obligaría a los equipos a organizar una segunda pretemporada, muy posiblemente más corta y con menos peloteros, a mediados o finales de abril. ¿Qué pasará con los salarios de los peloteros y de otros empleados que dependen del beisbol? En Estados Unidos hay preocupación entre los jugadores de Ligas Menores, muchos de los cuales ya están de regreso en sus casas, que no cobran desde finales de agosto. La temporada de las Menores, como la de las Mayores, fueron aplazadas.

Lo más seguro es que en México se tomen medidas similares a las que ya tomaron Derek Jeter y los Marlines de Miami, que cerraron sus instalaciones de entrenamientos primaverales.

El presidente y director ejecutivo del club les advirtió a los jugadores acerca del riesgo de llevar al cabo entrenamientos en grupo fuera del complejo, y los exhortó a seguir las recomendaciones de los funcionarios de salud, decisión que “se tomó para asegurar la salud y seguridad de todos en la organización”.

Las Grandes Ligas avisaron ayer a los 30 equipos que “se deben evitar actividades en las que los jugadores se congreguen en números significativos”. Efectivamente, no es sano que los peloteros se mantengan juntos ni en hoteles ni en campos de entrenamiento. Así que regresarán a sus casas hasta que la situación mejore y el beisbol, como otros deportes, se mantendrá en el limbo.