Peloteros en problemas por cierre de campamentos de Ligas Menores

Sin sueldo, muchos dependen de los complejos para obtener vivienda y alimentos

Texto y foto: Ap
La Jornada Maya

Phoenix, Arizona
Martes 17 de marzo, 2020

La mayoría recibió las noticias mediante un correo electrónico o un mensaje de texto en su celular. “Todos los peloteros y personal de Ligas Menores serán enviados a casa durante las próximas 24 a 48 horas. No lo repetiremos, y damos esta información para que comiencen los preparativos”, indicaron las Rocas de Colorado.

“Debido a la pandemia del COVID-19, cerramos nuestras instalaciones y suspendemos los entrenamientos de primavera”, notificaron los Cerveceros de Milwaukee. “Los jugadores que se están rehabilitando actualmente deben permanecer en Phoenix. Todos los demás deberían hacer planes para viajar a casa”. “Exhortamos a todos a ir a casa hasta nuevo aviso”, indicaron los Medias Blancas de Chicago. “Si es inseguro viajar para ustedes o si podría haber desafíos para volver a Estados Unidos, pueden quedarse aquí, pero esto debe ser discutido y autorizado por la organización”.

Semejantes avisos, enviados a los peloteros el viernes y obtenidos por The Associated Press, implican una serie de problemas para los peloteros de Ligas Menores y los campamentos de entrenamiento en la Florida y Arizona. Se pidió que la mayoría de los peloteros se marchen a casa, incluidos los de Venezuela, República Dominicana y otros países como México, pese a las preocupaciones de que muchos podrían tener problemas para regresar a Estados Unidos.

Los jugadores sólo reciben remuneración cuando hay campaña. Ello no incluye los entrenamientos primaverales. El salario mínimo anual en Clase A fue de apenas 5 mil 800 dólares la temporada anterior. En vista de que no reciben sueldo, muchos peloteros de las Menores dependen de los complejos de los clubes para obtener vivienda, alimentos e instalaciones de entrenamiento durante la pretemporada. La mayoría recibe un viático de entre 100 y 200 dólares semanales.

Para buena parte de los peloteros, esas subvenciones desaparecieron el viernes, cuando las Grandes Ligas decidieron suspender los campamentos de pretemporada. “Simplemente fingiremos que éstas son las vacaciones entre temporadas”, dijo un pelotero, al citar lo que le había comentado un ejecutivo del club el viernes, en una reunión en que se le informó que debía marcharse. Todos los peloteros de las Ligas Menores que hablaron con The Associated Press para esta nota lo hicieron a condición de permanecer anónimos, al temer represalias de los equipos por pronunciarse públicamente.

Ese jugador había estado en un campamento en Florida y habló con la Ap el domingo, mientras conducía hacia la casa de un amigo en Texas. El pelotero es originario de la costa Oeste y no quiso emprender el viaje en automóvil de un extremo al otro del país. Tenía unos 800 dólares en su cuenta bancaria, no contaba con otro empleo y no tenía idea de cómo se sostendrá hasta la reapertura de los campamentos. Y es que ni siquiera sabe cuándo ocurrirá ello Ese pelotero añadió que seguiría el ejemplo de Peter Bayer, lanzador de sucursales de Oakland, quien optó por un empleo como repartidor de comida. Sin embargo, desconoce cuánto ayudará eso. Bayer tuiteó el jueves por la noche sobre su nueva ocupación. “Quién sabe qué va a pasar con la paga en Grandes Ligas”, escribió. “Así que decidí comenzar a conducir con Door Dash. Sesenta y dos dólares en tres horas... nada mal”. Solicitar ayuda por desempleo tampoco es alternativa. Los peloteros están bajo contrato con clubes de las Mayores y no están en condiciones de obtener ese subsidio.