Pandemia podría llevar al cierre comercial con otros estados, advierte Víctor del Río

Micro y pequeñas empresas sufrirán por mal manejo de cercos sanitarios: CCE

Jairo Magaña
Foto: Rodrigo Díaz Guzmán
La Jornada Maya

San Francisco de Campeche
Jueves 19 de marzo, 2020

Ante la aparición de casos de COVID-19 en el vecino Estado de Yucatán, Víctor del Río R. de la Gala, presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Campeche, afirmó que esta contingencia podría ocasionar cierres comerciales entre ambas entidades, además de un daño grave a la economía de Campeche, pues si bien ya había estancamiento económico, las medidas de prevención que pueden ser tomadas como exageradas, son para evitar a toda costa que Campeche tenga casos positivos.

El empresario dijo no querer sonar alarmista y aclaró que para llegar hasta este punto de medidas de prevención debe observarse el desarrollo del virus, la propagación del mismo en el país y sobre todo, como el gobierno de Yucatán aborda los casos ya confirmados; que aunque no son muchos, pone en alerta a los campechanos por la movilidad entre ambos estados.

Además que también admitió hay muchas empresas en Campeche que dependen del desarrollo de algunas yucatecas que son abastecedoras de materia prima.

Respecto al panorama económico, dijo que mientras la burocracia no tiene mayores problemas, los micros y pequeños empresarios sufrirán las consecuencias de un mal manejo de los cercos sanitarios que poco a poco han ido instalando en las fronteras estatales, llamando la atención que en la caseta fitozoosanitaria ubicada entre Bécal y Halachó el gobierno yucateco haya tomado la decisión y no participe el de Campeche.

También mencionó que hasta el momento es una ventaja que en Campeche no haya casos de COVID-19 pues la gente es muy propensa a pensar en lo peor y cuando aparezca el primero empeorará el sentir y la movilidad en Campeche, por lo que recordó que se deben seguir las indicaciones oficiales y no asistir a lugares con mucha gente o evitar salir de casa.

Mientras, las empresas continuarán operando normalmente, con la responsabilidad de adoptar las medidas necesarias para la seguridad de empleados y consumidores. “No pueden detener actividades ya que un mal mes podría ser fatal para cualquier empresa”, sentenció.

Edición: Elsa Torres