Chichén a solas

En días de cuarentena, Chichén Itzá deja de ser mercancía efímera para ser de nuevo, ciudad eterna

Marco A. Santos Ramírez
Foto: Marco A. Santos Ramírez
La Jornada Maya

Lunes 23 de marzo, 2020

Hace más de 50 años en un 21 de marzo, como el día de hoy, la zona arqueológica de Chichén Itzá lucía vacía, según me cuentan los custodios del sitio, justo como en las imágenes que acompañan a este texto: sin gente, magnífica y esplendorosa.

Pero reflexionemos sobre qué es lo que ha pasado para que Chichén Itzá –la gran ciudad de los mayas en la península de Yucatán entre el 800 y el 1200 dC; la Ciudad de los Brujos del Agua, como la tradujera Román Piña Chan; el lugar en donde Francisco de Montejo, el hijo, conquistador de Yucatán, fundara la Ciudad Real de Chichén Itzá en el siglo XVI; el sitio que por más de 100 años ha llamado la atención de arqueólogos, historiadores, artistas, viajeros, declarada Zona de Monumentos Arqueológicos por el Gobierno de México y Patrimonio Mundial por la UNESCO en 1988; reconocida como una de las Nuevas Siete Maravillas del Mundo por una iniciativa privada con el apoyo de millones de votantes alrededor del mundo en 2007; visitada por cerca de dos millones 500 mil personas al año– sea hoy en día rehén de su fama y languidezca su grandeza al amparo de la explotación turística y de la ambición política.

Chichén Itzá ha dado a manos llenas a todos y de varias formas. Económicamente, es el motor del sector turístico en la península de Yucatán junto con los destinos de playa en la Riviera Maya, proporciona empleos directos e indirectos a miles de personas y es una fuente de recursos muy importante para el gobierno del estado de Yucatán, ya que en 2019, el cobro que hizo la Agencia de Administración Fiscal del Estado de Yucatán (AAFY) en el parador turístico de Chichén Itzá rondó los 569 millones de pesos; la de Chichén “es la ida al baño más cara de este país.”

Para la mayor parte del turismo, la visita a Chichén Itzá es la foto deseada que dará testimonio del logro alcanzado, del trofeo obtenido, del sitio que tenía que visitar, del lugar al que no podía dejar de ir y que compartirá efímeramente en sus redes sociales, no importa que haya tenido que ser literalmente desplumado y acosado por agencias de viajes, guías y vendedores de souvenirs. El esfuerzo valió la pena.

Y sí, valió la pena, ya que Chichén Itzá se encarga de que valga la pena, porque Chichén Itzá cautiva y mueve los sentimientos más profundos. En múltiples ocasiones, como director del sitio, me ha tocado ver a personas de muy distintas nacionalidades llorar de emoción frente al Castillo, escuchar expresiones de “órale”, “guau”, “increíble”, o simplemente ver cómo la gente se queda parada inmóvil ante lo que ven sus ojos: una obra del genio creador humano, realizada hace más de mil años.

Uno pensaría que es ajeno lo que ven mis ojos, pero hay algo que me atrae hacia ese monumento, y es que lo que ven mis ojos fue construido por personas con las mismas necesidades esenciales que las mías que fueron resueltas de forma diferente, pero que en esencia somos los mismos seres humanos, con las mismas capacidades de crear cosas, y es en ese preciso momento en el que conectamos con nuestro pasado y se rompen las barreras de tiempo y espacio y nos vemos proyectados como humanidad creadora, donde nos reconocemos, donde empatamos, donde se hace presente ese pasado para darnos una luz de esperanza, tal vez no lo alcancemos a comprender del todo pero lo sentimos.

Visitar un sitio arqueológico no solo es un disfrute contemplativo, nos da la oportunidad de tener una experiencia de vida.

Chichén Itzá hoy descansa, respira hondo y nos recuerda en estos días de guardar lo frágil que es la vida; así, en días de cuarentena, sin multitudes y sin abusos, Chichén Itzá deja de ser mercancía efímera y se vuelve -de nuevo- una ciudad eterna.

Edición: Ana Ordaz