Muere Penderecki; su máximo reto: escribir sinfonías

Durante su carrera estrenó varias de sus obras en México

La Jornada
La Jornada Maya

Ciudad de México
Domingo 29 de marzo, 2020

Krzysztof Penderecki visitó en distintas ocasiones México, donde estrenó algunas de sus obras, con él mismo a la batuta de las sinfónicas Nacional, de Xalapa y la Sinfonía Varsovia. En esas ocasiones concedió entrevistas a La Jornada.
Estos son algunos fragmentos de la más reciente conversación con este artista.

Usted es básicamente un sinfonista, ¿qué nuevos descubrimientos ha realizado en el territorio de la sinfonía? He escrito siete sinfonías, completé la octava, pero la sexta no la he concluido. Para mí el máximo reto como compositor es escribir sinfonías, fue lo que más hice en los años 70, cuando el concepto avant garde estaba en boga y, por tanto, los compositores no estaban interesados en escribir sinfonías, sino piezas de cámara experimentales.

“De hecho cada una de mis siete sinfonías son muy distintas unas de otras. La primera es una obra muy vanguardista, la segunda la escribí un par de años después y está muy influida por mi fascinación de entonces por la música romántica antigua, que combiné con elementos del posromanticismo.

“Las siguientes sinfonías son muy complejas y me alejé por completo de los lenguajes románticos. Las sinfonías siete y ocho son corales. La séptima se titula Las siete puertas de Jerusalén, y es una suerte de oratorio sinfónico. La última, la octava, que estrené en junio, es una suerte de ciclo de lieder, con poesía alemana de los siglos XIX y XX.

“Cada una es distinta en mi búsqueda de hallar nuevas posibilidades, nuevas formas. Y desde luego que cuando uno emprende una sinfonía de larga duración, de largo aliento, casi necesariamente uno tiene que acercarse a las formas sinfónicas que se utilizaron en los inicios del cultivo de la forma sinfonía, así como de los elementos del último periodo del romanticismo sinfónico.”

Gustav Mahler escribió su Octava Sinfonía aproximándose a la forma oratorio, pero en toda su producción sinfónica utilizó el lieder como elemento de construcción escritural. ¿Alguna conexión con usted? De hecho me siento más en conexión con Bruckner que con Mahler. Por supuesto, admiro mucho a Mahler y sí, debo reconocer que existe una conexión entre mi música y Mahler en mi última sinfonía.

¿Qué puntos de contacto establece con Bruckner: la orquestación masiva, la extensión? En cuanto a la extensión no tanto, salvo en mis sinfonías tres, cuatro y cinco, donde puedo reconocer plenamente que está el espíritu bruckneriano impreso en ellas.

Bruckner aspira y toca la divinidad, la música de ese autor aspira y logra lo divino, ¿usted, como compositor religioso, anhela lo mismo? Sí, porque para mí Bruckner es un autor de música religiosa sin necesidad de texto; es una música de espiritualidad muy profunda.

¿Busca también conectar con lo divino mediante su música? Por supuesto; de hecho, la mitad de toda mi obra está consagrada a la música sacra o música religiosa.

Edición: Elsa Torres