Sobrepeso, diabetes e hipertensión caldo de cultivo para el COVID-19 en México

De los 20 fallecimientos en el país por coronavirus, la mayoría se relaciona con estas causas

Graciela H. Ortiz
Foto: Notimex
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Domingo 29 de marzo, 2020

México registra al día de hoy domingo 29 de marzo, 993 casos positivos de coronavirus COVID-19 y 20 fallecimientos. De los pacientes fallecidos, la mayoría de ellos sufría diabetes, hipertensión e insuficiencia renal como enfermedades preexistentes, constituyendo esos padecimientos los principales factores de riesgo para el incremento de complicaciones y muerte por coronavirus.

“Queda muy claro que el principal riesgo de mortalidad por coronavirus, que por cierto no es de alta letalidad, se encuentra en las personas que tienen alguna condición de patología agregada de inmunodeficiencia y ese es el caso de muchos mexicanos que están padeciendo problemas metabólicos por estas malas prácticas de alimentación”, sostuvo Abelardo Ávila, investigador del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”, de la Ciudad de México, durante la teleconferencia México se enfrenta a pandemia de COVID-19 en medio de la epidemia de obesidad y diabetes, organizada por La Alianza por la Salud Alimentaria.

Añadió que México es un país altamente vulnerable al COVID-19 por todas estas causas mencionadas, “pero algo que puede ser tranquilizador en medio de esta situación es el excelente manejo epidemiológico que se ha hecho, hasta el momento, del coronavirus”.

Aseguró que este buen manejo ha dejado de lado una serie de presiones de grupos ligados a intereses empresariales para forzar a que el gobierno tome una serie de medidas que serían muy desaconsejables desde el punto de vista epidemiológico, entre las que se encuentran la suspensión del etiquetado de alimentos como en su momento habían solicitado, a través de un amparo, la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (Concamin) y el Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

Sin embargo, no consiguieron su cometido y el gobierno federal publicó este viernes la norma mexicana 051, la cual obligará a partir del 1 de octubre próximo a la industria a colocar sellos negros en sus productos para advertir que contienen exceso de grasas saturadas, grasas trans, azúcares, sodio y calorías.

“Es indignante y vergonzoso que se haya utilizado el pretexto de la pandemia por coronavirus para tratar de postergar la aplicación de la norma de etiquetado a los alimentos causantes de la grave epidemia de obesidad, diabetes y síndrome metabólico que cada año causa más de 200 mil muertes en México”, indicó el especialista, y añadió: “La mayoría de las muertes que ocurran en México durante la presente epidemia estarán asociadas con el grave problema de obesidad generado en gran parte por no haber aplicado oportunamente, hace más de 10 años, una normatividad adecuada al etiquetado de los alimentos chatarra”.

Sobrepeso, obesidad y diabetes

“El sobrepeso y la obesidad se presenta en uno de cada tres niños y en siete de cada 10 adultos, sumando cerca de 96 millones de mexicanos que padecen esta condición”, sostuvo Paulina Magaña, investigadora de la Asociación Civil El Poder del Consumidor.

Abundó que en 2018, 8.6 millones de personas, arriba de los 20 años, fueron diagnosticadas con diabetes en el país, casi dos millones de personas más que en el 2012. Se estima que existen alrededor de tres millones más de personas viviendo con diabetes y que no han sido diagnosticadas. El 80 por ciento de estos casos de diabetes se debe al sobrepeso y la obesidad.

“Cada año mueren más de 100 mil personas a causa de esta enfermedad. Este escenario se vuelve un caldo de cultivo para el COVID-19, ya que se estima que la obesidad es responsable de 200 mil muertes anuales, es decir, alrededor de 23 muertes cada hora”.

En Yucatán, el 10.7 por ciento de la población de 20 años y más padece diabetes, conforme a la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut 2018).

Hipertensión

En México, 15.2 millones de personas sufren de hipertensión. Esta condición se presenta con mayor frecuencia en los adultos mayores, en donde el 26.7 por ciento de los mayores de 70 años la padecen, quienes, además, son el grupo poblacional más vulnerable ante la pandemia de COVID-19.

En 2006, la padecía el 15.1 por ciento de la población de 20 años y más, en la actualidad el 18.4 por ciento. En Yucatán, la padece el 21.7 por ciento en ese rango de edad hacia arriba.

En otro orden, manifestó que México es uno de los principales consumidores de productos ultraprocesados en Latinoamérica y el cuarto en el mundo.

“Datos de la Organización Panamericana de la Salud, respecto al consumo energético que tenemos los mexicanos derivan principalmente de los refrescos en un 21 por ciento, pasteles y postres 12 por ciento y snacks dulces y salados el 10.4 por ciento”, indicó.

Bebidas azucaradas

A su tiempo, Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor, puntualizó que “el consumo de bebidas azucaradas en nuestro país está relacionada con 40 mil muertes al año, más de las muertes que ha ocasionado el COVID-19 en todo el mundo hasta este momento”.

Aunque aclaró que eso no quiere decir que no haya que actuar contra el COVID-19, “hay que hacerlo, pero no hemos actuado frente a todas estas muertes generadas por la obesidad y este deterioro de nuestra alimentación por la comida chatarra y el alto consumo de bebidas azucaradas que impacta en los más pobres de manera especial”.

Ana Larrañaga, coordinadora de la asociación civil ContraPESO, precisó que en México más de 52 millones de personas viven en condiciones de pobreza y deben recurrir al sector informal para sobrevivir. Como muestra de esto, en 2018, la economía informal empleó a 56.7 por ciento del total de los trabajadores del país y generó 22 de cada 100 pesos del PIB del país.

Esas condiciones hacen que muchos mexicanos no tengan una alimentación saludable, que vivan en hacinamiento y que tampoco tengan acceso al agua, causas que favorecen la introducción de la pandemia a sus vidas.

Edición: Elsa Torres