Alerta ISSSTE riesgo de estrés social por noticias alarmantes

Los adultos mayores con enfermedades crónico-degenerativas son más propensos a estar irritables

Carlos Águila Arreola
Foto: Cuartoscuro
La Jornada Maya

Cancún, Quintana Roo
Martes 31 de marzo, 2020

El Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) advirtió sobre el riesgo de sufrir estrés social por exposición excesiva y prolongada a noticias alarmantes por la COVID-19, que podría derivar en complicaciones de ansiedad en las familias.

Durante el periodo de aislamiento temporal por la pandemia, se instruyó a especialistas en salud mental a implementar una estrategia de orientación a la comunidad, informó Xóchitl Duque Alarcón, siquiatra adscrita a la Dirección Normativa de Salud del instituto, quien explicó que una de las principales causas del estrés social es la exposición excesiva y prolongada a noticias alarmantes, así como a rumores que provocan angustia e infunden miedo irracional.

La especialista precisó que la principal recomendación de cuidado en casa es limitar el tiempo a ver redes sociales y seleccionar los canales oficiales para recibir información útil y fidedigna.

“Cuando una persona está en tensión o estrés, la mente se fija en las cosas negativas; es un mecanismo de supervivencia, por lo que es aconsejable incluir aspectos positivos como explicar a la familia por qué las medidas tomadas, los beneficios de la sana distancia y las medidas higiénicas para reducir el riesgo de contagio”, enfatizó.

Señaló que “el estrés es un evento normal del organismo para prepararse ante el peligro; da síntomas físicos como palpitaciones, ansiedad, insomnio, cansancio o fatiga debido a que hace que la mente esté hiperalerta. Por fortuna, hay estrategias basadas en investigaciones científicas para prevenirlo”, avaladas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Para prevenir complicaciones de estrés, el ISSSTE recomienda establecer un horario para enterarse del estatus de la pandemia y recomendaciones sanitarias; informar de manera sencilla y clara a la familia la situación, beneficios de la “sana distancia” y acciones preventivas de higiene y cuidado que cada quien puede realizar.

Además, sostener comunicación con seres queridos vía telefónica o digital, favorecer la expresión de sentimientos y emociones como tristeza o miedo, abiertamente y con juegos o actividades recreativas; mantener las rutinas diarias con horarios para levantarse, asearse, alimentarse, participar en las labores de orden e higiene, y dormir el tiempo necesario.

De igual manera, cuidar que la dieta sea saludable y balanceada, no incrementar el consumo de azúcares y carbohidratos, implementar rutinas sencillas de ejercicio diario, ver este periodo extraordinario como una oportunidad para fortalecer los lazos familiares, así como realizar actividades recreativas como leer, aprender en internet, juegos de mesa, dibujar o bailar.

“Los adultos mayores con enfermedades crónico-degenerativas (diabetes, cáncer, obesidad y sobrepeso, enfermedades cardiovasculares e hipertensión) son más propensos a estar irritables, ansiosos o retraídos con la estancia prolongada en casa, por lo que se sugiere tenerles paciencia, tratarlos con respeto y repetirles las recomendaciones de cuidado las veces que sea necesario e integrarlos a las actividades familiares”.

Por último, Duque Alarcón recordó a quienes tengan un enfermo en casa se aseguren de contar con medicamento suficiente durante el periodo de la Jornada Nacional de la Sana Distancia, del 23 de marzo, ahora hasta el 30 de abril, para garantizar el control de sus padecimientos y evitar riesgos.

Edición: Gina Fierro